Destinos inolvidables

VIAJES_FLYER_2

Salinas grandes en Argentina
Se dice que el origen de las Salinas Grandes se remonta a unos cinco y diez millones de años, tiempo en el que el salar se cubrió por aguas que traían sales de volcanes en actividad. Gracias al paso del tiempo y a la evaporación de estas, se formó entre las provincias Salta y Jujui, al noreste argentino, a una altitud promedio de 3450 msnm, el salar. Con más de 12 000 hectáreas de sal al aire libre, es difícil comprender por qué su atractivo no ha sido motivo suficiente para que los turistas lo incluyan dentro de su recorrido por este país.
Pese a lo alejado que se encuentra, el trayecto hacia Salinas grandes es amable, por sus paisajes llenos de vegetación. La posibilidad de acampar y disfrutar de las arboledas de laureles y nogales es refrescante. Al llegar a la planicie no solo podrás comprender su inmensidad, sino ser testigo de la extracción para obtener sal y adquirir souvenirs tallados por obreros de la zona. Una experiencia gratificante para quien busca la aventura a la hora de viajar.

Lago de Atitlán en Guatemala
Lo conocen como el lago más bello del mundo y no se trata solo de orgullo nacional. La mayoría de turistas que regresa de visitar el lago de Atitlán opina que su agua cristalina y los volcanes que lo rodean (volcán de Santiago, volcán San Lucas Tolimán y de San Pedro), lo hace digno del título. A dos horas de la ciudad de Guatemala, en bus toma más tiempo, está Panajachel, el primer pueblo que sirve como hospedaje para los miles de visitantes que recibe cada año. Cafeterías, mercaditos de artesanías, ropa, puestos callejeros y bares para una estancia más amena, todos opacados por el atardecer al pie del lago, en el que se reflejan todos los colores del cielo. Una festividad.
Entre las curiosidades del lugar y sus atractivos, podemos encontrar a los habitantes de la zona vestidos con trajes típicos, que se reconocen dependiendo del lugar del que procedan, además comprar los souvenirs tradicionales que ellos mismos fabrican. Son 12 pueblos, cada uno con el nombre de un apóstol y con actividades diferentes para disfrutar al pie del lago.