Verónica Peyón

Por María Alejandra López / Fotos de Ximena Vidaurre
La diseñadora y automovilista peruana nos muestra cinco objetos indispensables en su vida.

_MG_6170 RET
El primer acercamiento de Verónica con un auto fue a los dieciséis años. Su padre, el conocido piloto Ernesto Peyón, la inscribió en la categoría para damas de un desafío en karts, en que, por primera vez, ella transitó por dificultosas curvas y se llevó la victoria.

Ese triunfo acaba de ser refrendado por otro más reciente: el primer lugar que obtuvo en diciembre pasado en la octava fecha del Campeonato de Circuito de Turismo de Competición; su primer logro en La Chutana, donde es la única mujer que compite.

La piloto peruana más destacada afirma que los últimos meses han sido exitosos, pero a la vez difíciles. En una carrera se queman cientos de calorías y es posible perder hasta dos kilos de peso. «Los entrenamientos han sido muy intensos», confiesa. Ahora planea descansar un largo tiempo, viajar por Europa y disfrutar de la victoria.