Un bosque de agua pura

Un lugar donde las personas pueden curarse de muchas enfermedades si beben de sus aguas

Escribe: Jack Lo Lau / Fotos: Dana Bonilla
Muy cerca de Chachapoyas hay un lugar repleto de fauna, donde además dicen que las personas pueden curarse de muchas enfermedades si beben de sus aguas. Este sitio no sería igual sin Aldo Muñoz, un hombre que se encarga de conservarlo lleno de monos y colibríes.
bbosque

Carlos se pasó todo el viaje en bus de Chiclayo a Chachapoyas preguntando por el colibrí cola de espátula. Tomó fotos de todas las aves que vio, pero solo pensaba en esta linda ave que revolotea como si fuera a pilas y que vuela como si dos mariposas sujetadas a unos hilos salieran de su trasero. En una de las paradas del tour, se bajó y se escondió dentro de unos matorrales. Cuando estaba terminando de orinar, el pícaro colibrí se le puso en frente. Carlos soltó lo que lo mantenía ocupado y manchó sus pantalones. Su cámara demoró en encender y en esta rápida escena se dio cuenta de que solo debía mirar. Dejó la máquina colgando de su cuello y se quedó quieto.

bosque3

Comprendió que no necesitaba una mejor foto que su recuerdo. El ave se acercó y revoloteó durante veinte segundos, a medio metro de él, y se perdió entre las ramas.Carlos soltó lo que lo mantenía ocupado y manchó sus pantalones. Su cámara demoró en encender y en esta rápida escena se dio cuenta de que solo debía mirar. Dejó la máquina colgando de su cuello y se quedó quieto. Comprendió que no necesitaba una mejor foto que su recuerdo. El ave se acercó y revoloteó durante veinte segundos, a medio metro de él, y se perdió entre las ramas.

bosque2

Guardián del bosque

Durante varios años se impactó negativamente en este lugar de Amazonas. Los pobladores quemaron bosques y pastos para habilitarlos para la agricultura. No se trabajó correctamente la tierra. Fue durante muchos años la despensa principal de la diócesis de Chachapoyas. Se destruyeron ecosistemas y el hábitat de miles de animales e insectos. Tan fuerte fue esta intromisión negativa del ser humano que especies que vivieron siempre ahí, como el venado gris y el colibrí cola de espátula, tuvieron que huir. Sin embargo, desde 2008, Aldo y su familia decidieron cambiar todo esto. Empezar a cuidar el bosque.

Aldo Muñoz quiere que su esfuerzo sea disfrutado por todos. Turistas, amigos, investigadores, biólogos, estudiantes. Tiene pensado hacer un jardín botánico repleto de plantas ornamentales y orquídeas, un zoocriadero de venados, un criadero de truchas y además empezará a producir miel junto con las comunidades vecinas. Tiene que ser una experiencia de vida que les de satisfacciones, pero también tiene que ser rentable. Por ello, buscan actividades y distintas opciones de seguir haciendo más sostenible este espacio camuflado entre árboles, orquídeas, monos y riachuelos. El agua que corre por los pasadizos de este predio es especial. Le puede cambiar la vida a todos los que la tomen. Según lo que cuenta Aldo, le han realizado unos análisis químicos y se determinó que tiene un PH mayor a ocho, excelente para alcalinizar el cuerpo y evitar enfermedades como el cáncer. Por ello, el valor del agua es inigualable.