Sao Paulo

El corazón de Brasil al descubierto

La ciudad que no puede parar alberga a 20 millones de personas, miles de rascacielos y el eje financiero del país de la samba. Por sus calles y barrios se puede ver una mistura de razas, sabores y colores. Este lugar, fundado por jesuitas hace más de 450 años, es el destino más cosmopolita que tiene el gigante sudamericano. Más de 100 teatros, 50 géneros gastronómicos y personas de todas partes del mundo encontrándose en tierras paulistas.

UN LUGAR. El mercado municipal, sitio lleno de vitrales con miles de frutas, quesos, verduras, etc. 350 toneladas de alimentos se mueven al día. En el segundo piso hay un gran patio de comidas.

Una expo.
Se puede encontrar un homenaje al arquitecto Oscar Niemeyer en el Centro Memorial de América Latina, diseñado por él mismo (Avenida Auro Soares de Moura Andrade, 664). Fundado en 1989, este centro tiene como misión difundir manifestaciones artísticas latinoamericanas. La entrada es gratuita.

Una copa.
En Balcao (Rua Dr. Melo Alves 150), un bar sobrio y con muy buen vino. En este lugar se reúnen artistas y personas que terminan su jornada laboral. Hay una larga barra de madera que serpentea por todo el local.

Un RINCÓN SECRETO. Al igual que Nueva York y otras ciudades grandes del mundo, Sao Paulo cuenta con un parque central. 1.500 kilómetros cuadrados, ciclo vías, un par de lagunas, el planetario de la ciudad, una arena para conciertos y varios centros culturales se pueden encontrar en este rincón verde.

RESERVA EN. El hotel Unique, cuya arquitectura simula un barco, es un lugar impecable. Posee una decoración minimalista, un espacio de fitness, varias piscinas y diversas modalidades de habitación. Este hotel también sobresale por Skye, uno de los mejores restaurante-bar de todo Sao Paulo.

SAL A COMER
Alex Atala, un revolucionario de la culinaria mundial, combina recetas brasileñas con técnicas francesas e italianas en DOM (www.domrestaurante.com.br). Su restaurante ha sido elegido como el cuarto mejor del mundo por la prestigiosa lista San Pellegrino y como el mejor lugar para comer en Sudamérica.