Sergio Gjurinovic
Cuéntame
Sergio Gjurinovic

Sergio Gjurinovic

Por Rodrigo Alomía / Foto de César Campos

27 años. Actor. Ha filmado cuatro películas en los últimos dos años, pero dice no estar cansado. En Rocanrol 68 interpretó a Manolo, un muchacho ingenuo y tímido que sueña con algún día hacer películas. En la vida cotidiana, Sergio no sueña. No hace planes a largo plazo. Por ahora solo quiere regresar a la selva peruana, hacer más teatro para salir emocionado después de cada función y enfocarse en el presente.

18

días estuvo en Tarapoto para el rodaje de la película La cara del diablo, que se estrenará en abril del próximo año. Es un thriller psicológico sobre la historia de un grupo de amigos que son seducidos espiritualmente en el hotel en que se hospedan.

3

años han pasado desde que compró su celular. Es sencillo: solo sirve para enviar mensajes de texto y recibir o hacer llamadas. Cree que la modernidad altera la forma de relacionarse con las personas.

2

veces ha releído Los enamoramientos, de su autor preferido Javier Marías. Haruki Murakami también lo ha atrapado en estos últimos meses.

1000

hamburguesas preparó junto con un equipo para 320 niños de un colegio de Huaycán en setiembre pasado. La actividad benéfica fue por el estreno de la película Lluvia de hamburguesas 2.

14

personajes en total interpretó junto con Nicolás Galindo en la obra de teatro Lo que sabemos; cada uno dio vida a siete. La obra duraba una hora y media, en la que no podían cambiar de vestuario para diferenciar a un personaje del otro. Fue agotador, pero le fascinó.

21

años tenía cuando debutó profesionalmente en la película Dioses [2008], de Josué Méndez. El largometraje generó controversia por su crítica a la clase socioeconómica alta limeña y las escenas de incesto entre el personaje de Gjurinovic y Anahí de Cárdenas.