¿Qué tal si…

Fotos por Ximena Vidaurre
Guillermo Castañeda es host de Coca-Cola FM. En abril estrena [con su amigo cinéfilo Manuel Gold y Franco Cabrera] la obra de teatro ¡Oh por dios!, una versión humorística de la Biblia dirigida por Rocío Tovar. Además está todos los sábados en El Cocodrilo Verde con el Club de la Comedia, y con sus apariciones de miércoles [porque se estrena ese día] en Los cinéfilos. Estas fueron sus suposiciones.

Untitled-1
1.-… te hubieras dedicado al fútbol?
Habría sido la esperanza futbolística de un país. Un 10 desequilibrante, un caudillo de la selección, un… un momento, a quién engaño. No habría llegado ni a liga distrital. Siempre estuve en la banca.

2.-… hubieras optado por la carrera de Derecho?
Como bien me dijo un profesor de secundaria, habría sido un gran abogado. Aunque fanfarrón. No estaría utilizando mi talento o facilidad de palabra para algo positivo. Pero tendría más comodidades, viajaría más, me respetarían en la calle.

3.-… no me hubieran dejado ver tanta televisión de niño?
Tal vez habría podido leer más y conocer otras cosas, pero no tendría claro de dónde era Jaimito el Cartero, cómo se llamaba el mejor amigo de Oliver Atom y quién era Ángela Bower para Tony Masseli.

4.-… te permitieran participar como elenco de alguna película ya realizada?
Sin dudarlo estaría en tres. Airplane, El padrino [cualquiera menos la 3] y alguna de Woody Allen [así sea un extra en la ciudad].

5.-… recibieras el Óscar y tuvieras que decir unas palabras?
Quiero agradecer profundamente a mi país que al poner tanta basura en la tele me hizo buscar oportunidades en otro lado. A Los cinéfilos, por abrirme las puertas del mercado extranjero, y, finalmente, a mi familia, que siempre estuvo ahí. Y con ‘ahí’ me refiero en casa porque no me iban a ver al teatro.

6.-… te negabas a grabar Los cinéfilos?
Podría ir por las noches al grifo más cercano de mi casa sin que me saluden unos hipsters ebrios. Mis amigos no me preguntarían qué pela comprar cuando están en Polvos Azules. Y las chicas no pensarían que me molestan las películas de las gemelas Olsen [¡lo dije!].

7.-… no hubiera grabado El guachimán?
Tal vez me podrían llamar para otras cosas. No me preguntarían «O caushaaa, ¿qué tal la Shirleis?». También seguiría en comunicación con mi tía abuela.

8.-… no hubieras estudiado en un colegio de hombres?
Tendría más conversaciones interesantes con las chicas. Habría evitado ciertas formas de expresarme y de celebrar chistes con mis amigos. Finalmente, no me sería tan divertido que a alguien le bajen el pantalón o le golpeen en la entrepierna.