La gata y el ratón

Por Gabriela Ramos / Fotos de Alonso Valdivia
Clifford Day y Mariana Bernal tienen un amor que combina perfectamente diversos elementos en una armonía musical. Juntos trabajan en Sonar, la empresa orientada a diseñar e implementar herramientas audiovisuales, y en su relación.
CLIFFORD1
¿Qué día y dónde se vieron por primera vez?
Clifford: En una fiesta.
Mariana: Una noche de verano entre música y luces. Yo estaba disfrazada de gata y el de ratón.

¿Quién fue la persona que los presentó?
C: Nadie. Me acerqué y le pregunté «¿eres la misma gata techera que vi el otro día?»
M: Nadie. Ja, ja, ja… digamos que Cliff me dijo «hola» y yo le dije «miauuuu».

Si tuvieras que elegir una canción para la relación, ¿cuál sería?
C: Siempre le pongo el disco The return of the Ipanemas. En su cumpleaños causó sensación.
M: Elijo un disco que me gusta escuchar cuando estamos en nuestra casa, The return of the Ipanemas.

¿Cómo y dónde fue la declaración de amor?
C: En un momento en el que ella no lo esperaba. Mariana buscaba algo que quería enseñar a su familia y, sin saber nada, sacó el anillo.
M: Sorpresa total. Cliff, que es siempre relajado, se puso serio para esa ocasión y le pidió mi mano a mi papá. Siempre le digo: «a mí nadie me preguntó nada»… Ja, ja, ja.
ASIA SUR - CLIFFORD DAY-312 ret
¿Cuánto tiempo llevan juntos?
C: Cuatro años
M: Cerca de cuatro años

¿Qué tal se lleva él/ella con tu mamá?
C: Súper.
M: Muy bien.

¿Cuál es su plato favorito?
C: Le encantan las pizzas, pero con poco queso.
M: Una buena burger.

Si tuvieras que definir tu relación en una palabra, ¿cuál sería?
C: Siempre lo mencionamos: ‘complicidad’. Yo entiendo que deriva de complicado… Ja, ja, ja. Mentira… la pareja es un equipo.
M: Complicidad.

¿Cuál fue el momento más romántico de la relación para ti?
C: Cuando viajamos se repite constantemente. Cada vez que coincidimos en no tener horario y hacer lo que nos da la gana.
M: No sé si es el más romántico, pero tengo un recuerdo reciente. Hace poco hicimos tándem en Señoritas. Yo solo había corrido un par de veces antes, y esa vez corrimos varias olas sin problema. Quizás Cliff no lo tenga registrado, pero estaba tan orgulloso de mí que me daba besos en la pierna mientras remábamos de regreso a la orilla.

¿Cuál fue el regalo que le diste que más le gustó?
C: Fue una casaca, en un último viaje a Nueva York. Entramos a una tienda y le dije: «¡Cómpralo de una vez antes de que me arrepienta!».
M: Haberle permitido poner un par de parlantes casi de mi tamaño y una colección de cinco mil discos de vinilo en nuestra sala.

¿Cómo le demuestras tu amor día a día?
C: Teniendo los mismos objetivos y concentrándonos en que nada nos desenfoque para hacer crecer Sonar, el negocio que creamos y manejamos juntos.

M: Trabajamos juntos en nuestra empresa. Sonar, arquitectura de sonido. Cada día nos deslumbramos el uno al otro con lo que vamos logrando. Hay harta admiración.

¿Cuál es su película favorita?
C: LA GRANDE BELLEZA, de Paolo Sorrentino.
M: Se me viene a la mente una sobre una pareja que graba un disco con poco presupuesto durante un verano en Nueva York.
CLIFFORD4
¿Cuántas de estas preguntas crees que han coincidido con sus respuestas?
C: Seguro que ninguna ja, ja, ja.
M: Creo que un par nos podría ligar.

Al entrar al apartamento de Mariana y Clifford en San Isidro lo primero que detectas son las melodías caribeñas y relajantes de The return of the Ipanemas, el disco que ninguno de los dos se cansa de escuchar.
—Ambos mencionan que coincidirán en muy pocas respuestas, pero le han atinado a la mayoría…
—De hecho coincidimos —apunta Clifford con voz pausada.
—Es que era broma. Sabíamos que íbamos a coincidir —dice Mariana riendo.
—No han hecho trampa, ¿no?
-—¡No! —jura Mariana—. Yo te respondí mientras me maquillaban y él mientras se cambiaba.

Sin embargo confiesan haber arreglado algunas respuestas. Él nunca estuvo disfrazado de ratón, por ejemplo. Y la frase sobre la gata techera ella apenas la escuchó. Aun así, en medio del bullicio, él la convenció de ir a caminar de su mano en esa fiesta en Punta Hermosa, pero el detalle que la terminó de animar ocurrió al día siguiente. Fueron a comer y él pidió una pizza básica con pocos ingredientes. «¡Wow! Este chico sabe lo que quiero», pensó Mariana al notar la simpleza y efectividad de Clifford.

Tiempo después de empezar la relación, él le preparó una pequeña sorpresa. En una reunión familiar, delante de los papás y hermanos de Mariana, la envió a buscar un objeto. Cuando ella se dio cuenta, tenía en sus manos un anillo de compromiso. Clifford, usualmente relajado, se puso serio esa noche y habló con su futuro suegro sobre sus intenciones de casarse. «Es que a veces hay que saber ponerse formal, pues», dice.
ASIA SUR - CLIFFORD DAY-268 ret_ROSADA

Fotografía: Alonso Valdivia.
Dirección de Arte y Styling: Ximena Espinosa y Pia Gonzales- Vigil.
Producción: Pia Gonzales-Vigil y Paula Ramírez.
Peinado y maquillaje: Soraida/ Mary para TresCuarenta. Agar García/ TresCuarenta.
Agradecimientos: Balkanica, Fiu Fiu, Maaji swimear, Anna Ricci, Boconcept, Wayqui, Sophie Crown, Hipnos Blu.