Un planeta sin calenturas

Por Iana Málaga
Del 1 al 12 de diciembre se celebró en Lima la vigésima cumbre mundial de las Naciones Unidas sobre el cambio climático [COP20]. Carlos Loret de Mola, responsable del Frente Público COP20 del Ministerio del Ambiente, pone sobre la mesa algunos de los puntos más candentes que se tocaron en esta gran cita histórica para el país.

No fue fácil entrevistarlo porque, como cabeza del equipo del Frente Público ‒área de la COP20 que involucra a la sociedad civil en el debate climático‒, Carlos Loret de Mola no tenía tiempo que perder. Durante los doce primeros días del mes formó parte de las 12 mil personas invitadas a esta megarreunión donde uno podía perderse entre las múltiples exhibiciones, congresos y debates que los representantes de 195 naciones realizaban cada día en torno al cambio climático. Pero logramos conversar con él, y se mostró optimista de cara al futuro.

¿Qué impresión tuvo al enterarse de que la COP20 iba a realizarse en nuestro país?
Hace poco más de un año me anunciaron que se iba a realizar en el Perú y en su momento pensé que se trataba de una locura. Al principio estaba fuera de mi radar involucrarme en este proceso, pero finalmente asumí el reto de liderar el Frente Público COP20, que vela por los intereses de la sociedad civil frente al cambio climático.

¿Ha cambiado su parecer inicial?
He pasado de creer que esto era una locura a considerar que en el Perú hemos sido bien audaces para lograr los objetivos que nos trazamos. Por otro lado, en octubre de este año se realizó una maravillosa marcha en Nueva York por el cambio climático, que movilizó a más de 300 mil personas. La gente que estuvo allí y ahora tuvo la oportunidad de asistir a la COP20 está recargada y con bastante optimismo. En términos generales, hoy gozamos de buen ambiente para llevar las negociaciones por buen camino.

¿Cuánta inversión se comprometió para lograr que la COP20 se llevara a cabo en el Perú?
Unos 65 millones de dólares. Lamentablemente una reciente encuesta reveló que solo el 8% de los peruanos sabe qué es la COP20, y apenas el 2% está comprometido con el tema… Pero yo me doy por satisfecho si luego de la cumbre se logra elevar en 10% el número de ciudadanos conscientes del cambio climático.

En esta cumbre se habló de negociaciones a escala internacional, pero no se han escuchado las demandas de las poblaciones indígenas o de los más desfavorecidos…
A veces cuesta escuchar las voces de las poblaciones más vulnerables que han jugado un papel preponderante en la historia; sobre todo si se procede de sociedades paternalistas acostumbradas a imponer su visión de las cosas. Sin embargo, esta COP sí considero que se está tratando de escuchar y de atender las demandas de los distintos frentes a fin de cumplir con los objetivos que todos queremos.

«UNA RECIENTE ENCUESTA REVELÓ QUE SOLO EL 8% DE LOS PERUANOS SABE QUÉ ES LA COP20, Y APENAS EL 2% ESTÁ COMPROMETIDO CON EL TEMA… PERO YO ME DOY POR SATISFECHO SI LUEGO DE LA CUMBRE SE LOGRA ELEVAR EN 10% EL NÚMERO DE CIUDADANOS CONSCIENTES DEL CAMBIO CLIMÁTICO».

¿Qué perspectivas tiene de esta cumbre en comparación con las anteriores?
El optimismo que se siente por estos días puede ayudar en el proceso. Hoy el mundo requiere eliminar 247 gigatoneladas de carbono de la atmósfera, por lo que urge desacelerar el crecimiento económico. Al ritmo que vamos, tan solo quedarían 25 años para que la Tierra elevara su temperatura a dos grados centígrados. Tenemos que parar el reloj.

¿Realmente es posible que todos los países en conjunto logren reducir sus emisiones a gran escala?
La Unión Europea ya dio el ejemplo cuando adoptó la política 20/20/20, que significó reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 20%, aumentar sus energías renovables en 20% y ahorrar el 20% de su consumo de energía. Eso se ha logrado antes de 2015. Es un modelo que ha demostrado funcionar.

Se escucha hablar mucho de nuevos mecanismos de financiamiento para reducir las emisiones mundiales. ¿Cuánto dinero se piensa comprometer en este esquema?
Se acaba de anunciar la creación del Fondo Verde, que buscará canalizar 100 mil millones de dólares anuales a partir de 2020 a través de los distintos países. Hasta el momento se han comprometido 10 mil millones, pero falta saber qué acuerdos vinculantes tomará cada nación a partir de esa fecha.

¿Cuánto debería aportar cada país?
Eso depende de su nivel de emisiones. Aunque para ello también se requieren estudios científicos y reconocer qué tecnologías se aplicarán en los próximos años. Nada está sellado todavía.

¿El sector privado también debe poner de su parte?
Sin duda. El sector privado siempre se ha caracterizado por tener capacidades de liderazgo y de gestión impresionantes. Si se pusieran al servicio de causas tan importantes como el cambio climático, el mundo iría a otro ritmo.

IMG_2226
VISIONES DE LA INDIA
CONVERSAMOS CON SUPRIYA SINGH, PRESIDENTA DE INDIAN YOUTH CLIMATE NETWORK, RED QUE DESDE 2008 BUSCA AYUDAR A MILES DE JÓVENES EN LA INDIA A COMBATIR LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO.

Supriya llegó al Perú para exponer a los jóvenes que asistieron a la COP20 qué acciones innovadoras pueden desarrollar para vivir en un mundo más amigable con el clima, y no perdió la oportunidad para hablar sobre la situación de su país.

El mundo tiene la imagen de que la India, uno de los países más emisores del planeta, no está haciendo mucho por mitigar el cambio climático. ¿Cuán cierto es esto?
Es verdad que la India es un gran emisor, pero allí tienes a un 20% de la población que genera grandes cantidades de CO2 en las industrias; mientras que otro 80% es pobre y casi no emite gases de efecto invernadero. En la India hay una gran brecha que debe conocerse porque no todo el país se comporta de la misma manera. Allí están los jóvenes que buscan lograr grandes cambios.

¿El Gobierno de la India tiene planeado adoptar planes de mitigación para reducir sus emisiones?
Eso es muy difícil porque somos un país en vías de desarrollo que requiere mucha inversión para atacar la pobreza. Por ejemplo, muchas zonas de la India no tienen luz; allí se requiere trabajar. Sin embargo, el Gobierno ya ha adoptado medidas para ser más eficiente con su consumo de energía.

¿Por qué su programa para combatir el cambio climático se enfoca en la gente joven?
Porque los jóvenes tienen un montón de energía, no se ponen límites, y también cuentan con la capacidad para influenciar en la gente de su entorno. Son los que estarán presentes en los próximos treinta años por lo que el futuro del planeta está en sus manos.

Christiana Figueres