PERÚ EMPRENDEDOR

Por Gabriela Ramos/ Fotos de Oliver Lecca
Desde hace aproximadamente un año, la organización sin fines de lucro Endeavor trabaja en nuestro país. Su misión es propiciar la oportunidad para que negocios peruanos crezcan globalmente.
PeruEmprendedor1

Dicen que si uno quiere tener un gran negocio, es necesario empezar a actuar como si ya lo fuera. Azucena Gutiérrez es gerente general de Disfruta, una cadena de juguerías con presencia nacional e internacional. Álvaro Díaz es el director ejecutivo de Pulso, una innovadora corporación médica abocada a la salud ocupacional y preventiva. No comparten género ni edad ni rubro, pero ¿qué tienen en común estos emprendedores? Jamás dejaron de pensar en grande.

Hace un año, ambos descubrieron la existencia de Endeavor Perú, una organización global sin fines de lucro que les abriría una pequeña ventana al mundo. Lo que Endeavor hace es rastrear, seleccionar y acelerar el trabajo de emprendedores como ellos. Emprendedores de alto impacto que ya tengan una empresa en marcha, y que estén dispuestos a ascender al siguiente nivel de crecimiento a través de una plataforma de servicios como acceso a mentores, asesoría de líderes de negocio, financiamiento y asistencia a programas de talentos internacionales para recibir capacitaciones.

«Nosotros evaluamos el modelo de negocio. Queremos saber cuán distinto es, cuánto impacto puede generar y cuánto puede crecer. Asimismo, los emprendedores son parte importante: deben tener liderazgo y generar un impacto en la sociedad», explica Joaquín de Aubeyzon, gerente de cuentas, sobre los criterios de selección de la organización.

PeruEmprendedor3

«¿Por qué has elegido tomar esta ruta? ¿La otra no era más obvia?». Son las interrogantes que Azucena recuerda de su primera asesoría Endeavor. Aunque siempre asumió que sus colaboradores eran sus propios jefes, no estaba acostumbrada a que cuestionaran sus decisiones, a que la evaluaran. Esa primera reunión con Luis Felipe Carrillo, de General Electric, uno de sus mentores en el proceso de selección, fue todo un shock para ella. Pero le sirvió para replantearse muchas cosas.

Luego de cinco reuniones con mentores, igual de inspiradoras que la primera, pasó a un panel local de exposición donde le hicieron algunas observaciones. Tras dos meses de preparación, viajó en diciembre pasado a Miami para el panel internacional donde pudo conocer a emprendedores de todo el mundo, de diferentes industrias, y donde fue reconocida finalmente como emprendedora Endeavor. Una experiencia sumamente enriquecedora, como ella misma la define. El siguiente paso después de este contacto es formar un consejo consultivo para Disfruta, compuesto por tres profesionales pertenecientes a la red Endeavor. «Disfruta, ahora, se quiere comer el mundo», cuenta Azucena con una sonrisa.

El mismo camino recorrió Álvaro. Él dirige Pulso y está convencido de que lo que lo convirtió en un verdadero emprendedor Endeavor fue la ventaja diferencial que ofrece su proyecto. Como cualquier servicio médico, realiza exámenes ocupacionales para saber si los empleados están en condiciones físicas de cumplir con determinadas funciones. Pero, además, pone sobre la mesa el tema de prevención médica. Trabajador por trabajador, Pulso advierte que hay ciertas enfermedades con síntomas silenciosos que se pueden evitar adoptando un estilo de vida saludable. Con las empresas, lo que hace es entregar estadísticas duras. «Identificamos, por ejemplo, una empresa donde el proveedor de alimentos daba un menú igual a personas que realizaban esfuerzo físico y a los administrativos. Y este último grupo empezaba a ponerse obeso», apunta.

PeruEmprendedor2

Luego de avanzar por todas las fases Endeavor y de participar, al igual que Azucena, en el panel internacional en Miami, Álvaro y su socio fueron convocados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para presentar su proyecto en la oficina de Oportunidades para la Mayoría, que financia modelos de negocio sostenibles.

Aunque Endeavor se fundó a fines de los noventa en Nueva York, el corazón de esta organización sin fines de lucro es latinoamericano. Sus primeras oficinas estuvieron en Chile
y Argentina, luego siguieron en Brasil y Uruguay: la idea era estimular el crecimiento económico de mercados emergentes. Para Joaquín el mercado peruano ha llamado la atención de esta red global por la bonanza económica de la última década, por el crecimiento de una clase media que precisa de servicios más específicos. Ahora Endeavor Perú trabaja con doce empresas, pero ha recibido aplicaciones de casi ochenta emprendedores. Uno de los consejos que siempre da Endeavor, al menos en el medio peruano, es pensar en grande.

«Un ejemplo de ello puede ser la industria textil», señala Joaquín. «Tenemos una materia prima utilizada por marcas estadounidenses o europeas, pero cada vez hay más empresarios
que quieren generar marca y que se dan cuenta de que trabajando para otros solo llegarán a un punto de crecimiento. Es cuestión de creer que una marca propia puede llegar al nivel de GAP o Zara; es ir hacia delante», concluye.