Álvaro Malpartida
Cuéntame
Álvaro Malpartida

El chico de los mares

Escribe: Rodrigo Alomía / Foto: Kami Velvet

31 años. Tablista. Diseñador gráfico. Alvaro Malpartida empezó a correr olas a los seis años cuando su padre, el campeón de surf Óscar Chino Malpartida, le dijo que cogiera la tabla que más le gustara de su colección. Comenzó en su natal Punta Hermosa. Años después dominaría las olas de distintas partes del mundo: Indonesia, Australia, Hawái y más. Su viaje, dice, aún no acaba.

30

tablas tiene en total. Tres son de su padre, una de ellas la trajo de un viaje que hizo a Hawái. La compró en la tienda de Dick Brewer, un fabricante famoso de la isla. Se sorprendió cuando vio una palabra inscrita en la tabla: Chino. Había pertenecido a su padre.

1

año y un mes tiene Iago, su ahijado e hijo de su primo. Ser padrino es una etapa nueva en su vida que aceptó con responsabilidad.

5

años estudió Diseño Gráfico en la Griffith University de Australia. Ello le ha permitido crear los diseños de la línea de ropa que tiene con la marca Doo Australia. Siempre le gustó el arte.

3

veces ha viajado a Chopo, su playa favorita en Tahití, donde las olas pueden sobrepasar los siete metros, aunque él solo corrió las de tres. «Son las olas más perfectas del mundo», dice.

40

minutos dura su película Eyes wide open. Se estrenará a mediados de enero del próximo año. Es una recopilación de sus últimos tres años surfeando y viajando a través de cuatro países: Perú, Chile, Indonesia y México.

2

veces han tenido que reconstruirle el hombro derecho. Álvaro sabe que el surf es un deporte riesgoso, a merced de la fuerza y potencia del mar. En total ha sufrido más de cien lesiones. Recibe terapia constante en su espalda.