Úrsula Vega

Escribe: Javier Wong Q. / Foto: Marco Garro
Luego de trabajar en un medio de comunicación y tener un papel en la campaña política de Pedro Pablo Kuczynski, Úrsula se independizó. Ahora, esta publicista de profesión es una de las mejores relacionistas públicas de Lima. Le encanta crear puentes entre personas. Después de una vida accidentada y con sobresaltos, dice estar viviendo la época más felíz de su vida.

Independencia es una palabra importante para Úrsula. De chica, a los catorce años, un accidente le cambió la vida. «Me hizo más fuerte, más segura», dice. Trabaja sola. Ella misma se hizo una red de contactos y ahora disfruta de poder controlar su horario. «Me encanta contactar gente con más gente», señala, explicando lo que hace. Es capaz de congregar personas idóneas para cualquier evento y organizar reuniones de diversa índole. Antes de eso, estuvo inmersa en «una de las experiencias más lindas», como ella misma dice: la campaña política de PPK.
«Trabajé tres meses, veinte horas al día», afirma. Había salido de trabajar por quince años en un medio y le ofrecieron formar parte del equipo de comunicación de la campaña de Kuczynski. Esperaba las encuestas cada semana. Dejó de ir a la playa para concentrarse en el trabajo. «La adrenalina que se vive es indescriptible», comenta. Mantiene vigente la amistad con la gente que conoció durante esas agitadas jornadas. La política siempre le gustó. Si tuviera la oportunidad de trabajar nuevamente en una campaña, lo haría.
La metafísica forma una parte importante en la educación de Úrsula. Gracias a sus clases ha aprendido a ser más cauta, tolerante y menos impulsiva. Le ha ayudado a manejar mejor los pensamientos negativos y trabajar con el perdón. Gracias a ella, ha logrado vencer inseguridades y forjarse como persona.
«Soy una mujer libre», dice Úrsula. Por las mañanas monta bicicleta, luego va por un café, mira los periódicos y organiza su día. Las relaciones públicas son aún un tema poco explorado. «Se va profesionalizando cada vez más», afirma Úrsula. Es un área muy rentable. Aparte de generar nuevos contactos entre personas y empresas, su labor crea oportunidades para el segmento corporativo. Fomenta conocimientos clave y ayuda a una mejor capacitación en el sector empresarial.
Así, «trabajando cualquier cantidad», Úrsula es felíz. Quiere seguir afianzándose en el mercado y mantener su independencia con responsabilidad. Todavía le sorprende el carisma que tiene entre la gente. Siempre tuvo esa virtud, la de socializar. Lo que hace es su pasión y espera no abandonarlo nunca.