Patricia Villanueva

Excava en sí misma para conocerse mejor

Escribe: César Ochoa/ Foto: Marco Garro
Enseña arte, le gusta el color negro, admira la inteligencia de los cuervos y ha realizado cuatro exposiciones solo para explorar su identidad.
civiles1

En las galerías es Patricia Villanueva, pero en el colegio donde enseña arte a niños y jóvenes es, simplemente, Miss Patty, como la llaman sus alumnos. De hecho, desde hace cinco años, la vida de esta artista plástica egresada con medalla de oro de Corriente Alterna ha dado un giro: de una libertad bien llevada, pasó a los horarios fijos, la burocracia y las responsabilidades. Pero está contenta: en ese afán por inculcar un lenguaje artístico en los pequeños, ha aprendido a conocer más su propio proceso creativo: el de excavar en ella misma en busca su esencia.

Las cuatro exposiciones individuales que ha realizado, precisamente, se han centrado en la búsqueda de identidad: cuando se pierde la inocencia, cuando se busca el reflejo propio en otra persona, cuándo se explora sobre quién seríamos si de pronto perdiésemos la memoria. En esa constante excavación ha hecho varios descubrimientos: quizá la más importante es saber que tiene una gran relación con los cuervos. De ahí que uno de sus cuadros sea una mujer con cabeza de esa ave inteligente, curiosa y brillante, cualidades que ella admira en toda persona.

Al tiempo que prepara su siguiente exposición [que será el próximo año] Patricia se encarga de dirigir y curar la galería itinerante Phormula, una propuesta que expone el trabajo de varios artistas en una casa que será derruida y a la que le queda solo diez días de vida. El arte solo tiene sentido como método para conocerse a uno mismo y, por tanto, al ser humano», dice Patricia.