Brigitte Schlomp y Pía Valdiviezo

Por Gabriela Ramos / Fotos de Augusto Escribens
civiles

Ellas son:
Madre e hija. Nacidas y criadas en Alemania, aunque Pía tiene la nacionalidad y el corazón peruanos gracias a su padre. En 1993 llegaron al país, y tres años después Brigitte inauguró la pastelería La Mora ante la insistencia de quienes habían probado su pan de centeno. Pía se sumó al negocio familiar hace seis años cuando se encargó del área administrativa.

La anécdota:
El nombre La Mora poco tiene que ver con la fruta. En realidad es producto de un lindo recuerdo. A menudo Brigitte y Pía visitaban Barcelona, donde su pastelería favorita se llamaba La Mora. ¿Por qué? Simplemente porque la familia propietaria se apellidaba así. Entonces, en el momento de empezar con el proyecto, ese fue el nombre que se les vino a la cabeza para bautizarlo.

La frase:
«En La Mora nunca nos aburrimos porque siempre hay un reto nuevo o un problema diferente por resolver, aunque pienses que ya lo has visto todo. Nuestra exigencia es muy alta y la lucha es de todos los días. Si no soy yo, es mi hija, pero siempre estamos presentes en los locales».

Contacto: www.lamorapasteleria.com
Facebook: La Mora Pastelería