ALTER EGO
Alter Ego – Dr. Tomás Borda Alter Ego – Dr. Tomás Borda

Alter Ego – Dr. Tomás Borda

48 años / médico - surfer

Texto: Gianfranco Languasco / Fotos: Macarena Tabja
Tomás Borda ha evaluado el caso. Es complicado pero no tiene miedo. Tantos años en esto le han dado la fortaleza suficiente como para afrontar cualquier situación. El conocido Dr. TV ajusta la vista y piensa unos segundos antes de tomar su tabla y correr. Al frente tiene el mar, quizá la fuerza más impredescible de todas, y que es, al mismo tiempo, el lugar donde puede encontrarse a sí mismo.

En la playa, hasta donde acude solo con una tabla y un wetsuit. Surfear cuatro veces a la semana es su medicina principal.

tomas2

El popular Dr. TV en su consultorio: su centro de operaciones, pero también el lugar de sus más grandes satisfacciones profesionales.

tomas

El mar es su medicina

En secundaria decidí ser médico por unos cursos de primeros auxilios que llevé con un grupo de chicos exploradores. Aparte, era paciente asiduo de las clínicas. Casi siempre entraba por emergencia a la Clínica Angloamericana, donde ahora trabajo. Como siempre andaba ahí, le dije a los doctores que quería ser médico y les pregunté si podía quedarme a mirar. Tenía quince o dieciséis años.

Siempre me han gustado los deportes de aventura.

Corría tabla de chico, me iba a Ancón o Conchitas. Cuando entré a la universidad, tuve que decidir entre la tabla y los estudios, no podía hacer ambas cosas. Dejé de correr tabla como dieciocho años y regresé de viejo. Aunque me puse más exigente: si el mar está bueno, me meto.

No tengo recuerdos de cuando corro tabla.

Cuando uno está encima de la ola, solo está pendiente de dominarla. Se compite contra uno mismo con ayuda de la naturaleza y no deja de ser peligroso: una vez la pita se me quedó enredada en el poste de un muelle en Cerro Azul. Casi me ahogo.

Dr. TV no me cambió la vida solo me dio más trabajo,

solo me dio más trabajo. Ha cambiado la apreciación que otros tienen sobre mí. La fama hace que crean que eres una especie de superhombre o que eres muy importante. En realidad soy una persona normal, pero expuesta. Trato de que mi vida siga siendo la misma, pero es difícil. La gente te trata diferente, ellos son los que más cambian.

Tengo que reconocer que como cirujano

es importante cierto nivel de estrés en mi vida y manejarlo a veces sobrepasa la capacidad propia. Si no fuera por el deporte o un hobby, uno comenzaría a sufrir por no manejar al estrés. Y eso traería problemas en el futuro. Por eso trato de correr tabla como mínimo cuatro veces por semana, siempre antes del almuerzo. El surf es un escape para mí. Incluso diría que es eso o ir al psiquiatra.

Es un poco fastidioso cuando me hacen consultas en la calle.

Me han pedido consejos desde cómo curar un uñero hasta aliviar un dolor de muela. Incluso hay personas que me pidieron que les imponga las manos pensando que con eso los podía curar. Pero ser médico es la base de mi vida. Así como tiene satisfacciones, tiene sus bajas. Uno debe tratar de satisfacer a todo el mundo y evitar que problemas personales se interpongan en la relación médico-paciente.