ALTER EGO
Alter ego – Mauricio Fernandini Alter ego – Mauricio Fernandini

Alter ego – Mauricio Fernandini

47 años. Periodista y conductor de 20 Lucas. Danzante de marinera.

Escribe: Gianfranco Languasco / Fotos: Macarena Tabja
Comienza su investigación en el Mercado 1 de Surquillo, con la gracia de un chalán. Improvisa un zapateo al caminar. Pregunta con armonía y saluda a las señoras con reverencias. Para Mauricio Fernandini, la principal motivación está en amar la profesión y corteja al periodismo como a su pareja cuando baila marinera.

Mis padres me inculcaron el gusto por la marinera. Yo quería bailar todo el día, no tenía los juegos convencionales de niños: hacía coreografías con mis primos, imitaba a los bailarines, pedía que me lleven a funciones de baile. Así que mis padres me propusieron empezar a bailar marinera. Gracias a ellos, encontré realización en la danza,

Soy un convencido de que si quieres dedicarte al periodismo, solo puedes dedicarte a eso. Cuando empecé a practicar, me di cuenta de que no es un trabajo, sino un estilo de vida. Nunca dejas de pensar en tu reportaje, crónica o entrevista. Yo lo pensaba todo el tiempo. Hasta soñaba con qué párrafo o imagen abrir mi nota.

Fui a las competencias de marinera recién a los cuarenta años de edad, pero bailo desde niño. Nací en Chiclayo, donde es parte de la vida cotidiana echarte una marinera en un matrimonio, cumpleaños o donde sea. Aprendí a los siete años, pero luego corté el vínculo porque vino la universidad y el periodismo. Me desconecté mucho tiempo de ella, pero la retomé.

Estudié en la Universidad de Piura y trabajé en la filial del norte de América TV. Vine a Lima a los veintidós años, contratado como practicante en Panamericana Televisión. Estuve en todos los programas de noticias. Era la época de Roxana Canedo, Guido Lombardi, Alejandro Guerrero, Mónica Delta. Se hacía muy buen periodismo televisivo, tuve un gran aprendizaje.

En el norte, todo gira en torno a la comida. Cuando tienes una reunión familiar, no piensas en qué te vas a poner sino en qué vas a invitar. No nos preocupamos de otra cosa: terminamos el desayuno y pensamos en qué vamos a almorzar. La comida ha sido medular en mi vida. Así como logro comunicar algo con la danza, también a través de la comida logro transmitir muchas cosas. Afinar la comida y el periodismo en 20 Lucas ha sido preciso.

La marinera me ha dado mucho más que un campeonato. Celebro haber ganado el Campeonato Nacional 2011 junto a María Sisi Soria, pero la marinera me ha conectado con un universo de personas apasionadas que hacen las cosas estrictamente por amor. No bailamos por dinero, interés o mejora laboral; lo hacemos por amor al baile. Eso me ha enriquecido mucho como ser humano.