Mil y una noches en la India

Cecilia Madueño es psicoterapeuta de profesión y viajera por vocación. Vivió ocho años en Inglaterra y uno en Francia. Ha visitado Turquía, Tailandia y Jerusalén, pero nunca había estado en la India, hasta ahora. Despertó mirando el Taj Mahal en la ciudad de Agra y viajó por el Ganges, uno de los ríos sagrados del país. Entre aviones, autos, botes, trenes y hasta elefantes, Cecilia visitó ese lugar tan diverso como milenario y nos cuenta las experiencias imperdibles que debemos tomar en cuenta si deseamos dar un paseo por el país más poblado del mundo

El Tour

La India es un lugar que recomiendo a ojos cerrados, pero no recomiendo ir sin un guía. Si vas solo te puedes encontrar con muchos chascos. Está lleno de misterios y envolturas. Yo elegí la agencia Luxe India, que preparó un tour con un grupo de doce personas. Nos reuníamos una vez a la semana durante el mes previo al viaje para conocer las costumbres de la India. También me prepararon un libro de recuerdos con una frase maravillosa de Mark Twain que resume muy bien lo que sentí sobre aquel viaje: «En lo que he podido juzgar, nada se ha dejado a medias, por el hombre ni por la naturaleza, para hacer de la India el país más extraordinario que visita el sol en sus rondas. Nada parece haber sido olvidado. Nada se ha pasado por alto». Twain sabía muy bien de lo que hablaba.

viaje1

Los lugares imperdibles

Uno de los lugares que me encantaron del viaje fue Udaipur, la ciudad de los palacios y lagos. Ves el resplandor indio, contrastado con escenas divertidas como monos jugando en la calle. Udaipur es uno de los sitios más elegantes y limpios de la India. Benarés, la capital espiritual [donde los hombres santos se bañan y hacen las cremaciones en el río Ganges] es imperdible, también. Eso sí, ambos son lugares muy diferentes. Udaipur es lindo: todo el mármol, todo el lujo. Benarés no es así: es mucho más rústico, pero hermoso también.

viaje2

Los hoteles majestuosos

Tuve la suerte de quedarme en los mejores hoteles del mundo. Es una cadena de hoteles que se llama Oberoy. De hecho, uno de los hoteles en los que me quedé está considerado entre los cinco mejores del mundo, y otro, dicen, es el mejor de Asia. Ahí me enteré de que uno de los dueños de Oberoy está casado con una peruana. Fui al Oberoy de Udaipur, de Jaipur, de Agra, desde donde se ve el Taj Mahal. Quedarte en ese hotel es toda una experiencia. Te reciben con pétalos de rosa, tienes una vista maravillosa. Eso no hay en Baranés. Ahí todo es más sencillo. Sales del hotel y las calles son puro polvo.

viaje3

Los templos

Es increíble cómo los templos van cambiando de acuerdo a las religiones. Los templos hindúes son más alegres. Los musulmanes son mucho más recatados. A las seis ves a todos los hombres rezando. Todo tiene algo de milenario, nada es nuevo. La India es la madre del hinduismo, el budismo, el yainismo y el sijismo. Aparte de esas religiones, hay muchas más. Por eso los templos son algo que no se puede dejar de ver. Los templos de Khajuraho me impactaron: son un grupo de templos con temática erótica. Ahí nos llevó un guía que se hacía llamar el guía del amor. Todo un personaje.

viaje4

Los restaurantes

En Bombay recomendaría el restaurante italiano Índigo, que ha ganado premios como el Condé Nast Traveller y el Wine Expectator. En Nueva Delhi recomiendo el Urban Café, que tiene en su menú desde comida india hasta comida china. Todos los hoteles tienen muy buenos restaurantes, pero la calle es modesta. Comer comida india en las calles es difícil, porque el estómago no está acostumbrado a los condimentos.

viaje6

El momento preciso

Viajar entre marzo y abril es ideal. Esa es la mejor época para ir. Disfrutas de un clima de veintiocho a treinta grados. Perfecto. Debes cuidarte de no ir en la época de los monzones. Tampoco inmediatamente antes ni después. En la época previa a los monzones, la temperatura sube a cincuenta grados. De ahí termina y comienzan estas lluvias torrenciales y todas las casas se inundan. Ya están acostumbrados. Pero uno como turista, para poder ver lo más posible y disfrutar al máximo, tiene que ser muy estratégico con las fechas de viaje.

viaje7