Lucía Cuba

Moda y política.

Artículo Uno
La diseñadora Lucía Cuba estuvo en Lima hace poco. Fue una visita breve desdeNueva York, donde está terminando su maestría de moda en Parsons, una de las más prestigiosas escuelas de diseño en la ciudad. En pocos días, logró organizar un conversatorio sobre su tesis:Artículo 6, Narrativas de Género, Fortaleza y Política.

Este proyecto de diseño activista se basa en la investigación acerca de las esterilizaciones forzadas realizadas durante el mandato del ex presidente Alberto Fujimori, entre los años 1996 y 2000. Las cifras son escalofriantes. En ese tiempo, casi 300 mil mujeres fueron castradas a través de una despiadada política de control poblacional, implementada por el gobierno en las regiones más pobres del país. Más de 2 mil denuncias fueron presentadas ante la Fiscalía de la Nación. En marzo de este año se reabrió el caso por tercera vez. Dieciséis años después, dicho caso corre el riesgo de ser ignorando y archivado nuevamente.

Frente a este panorama, Lucía Cuba, diseñadora y psicóloga de profesión, utiliza la moda como campo de acción y difusión. Su primera aproximación al hecho se produjo al leer una noticia sobre el tema en el año 2002, y posteriormente, cuando investigó para el doctorado que tiene en el tema de Salud Pública. Entonces expusoArtículo 6 en el laboratorio creativoDomingo. Se desmenuzó todo el proyecto, desde la colección, que consta de 34 piezas y 12 acciones, entre proyecciones, exhibiciones, fotografías, performances e instalaciones, pasando por el material recopilado con información de la Defensoría del Pueblo, hasta el video-concepto de la colección, realizado con la top model peruana Carla Rincón. Todas las prendas han sido creadas a través de técnicas mixtas de bordado y estampado en algodón y canvas. La pieza que más destaca es la pollera andina.

Artículo Dos
Moda y política. Una pasarela y el caso de esterilizaciones forzadas a mujeres andinas hace más de una década. Una tesis de graduación y las denuncias realizadas por estas mujeres ante la Fiscalía. ¿Por qué una colección acerca de un tema tan delicado, que incluso el día de hoy despierta tanta polémica? «Estoy en un momento en mi vida en el que me planteo,ya realmente, tener hijos o no. Luego de la investigación que realicé y toda la información que he recopilado mientras desarrollaba este proyecto, lo que siento es indignación. Por eso, me pregunté qué podía hacer al respecto», dice Lucía Cuba, la diseñadora que ya había tocado una fibra social importante con Proyecto Gamarra-Rafia.

Desde Nueva York, sin compartir un espacio físico en común con las afectadas, y viviendo en un tiempo posterior a cuando ocurrieron los hechos, buscó realizar una acción desde la plataforma que venía desarrollando desde años atrás: la moda. «Siento que puedo asumir algo, hacer algo para que la gente reflexione y que no solo digan“qué pena lo que pasó”». Claro, estas injusticias se cometen en todo el mundo. Artículo 6persigue los mismos motivos, desde otro formato, que el informe de la Comisión de la Verdad: contar la historia para no olvidarla.

Artículo Tres
«No se trata de plata, se trata de justicia», dice Lucía Cuba, quien sintió la indiferencia limeña hacia este caso.Incluso, su muestra ya ha sido censurada en diversos espacios, tanto físicos como de prensa, desde su llegada al Perú. «Las mujeres que sufrieron el programa de Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) enfrentan un pasado traumático y un futuro incierto. No han recibido más que discriminación de todos lados: de su comunidad, de su ciudad, de su país. Ellas, como mujeres y madres de familia, desempeñan un rol fundamental en la sociedad. En consecuencia, los afectados somos todos».