Los instrumentos del cambio

Enseña Perú confía en que la educación peruana puede alcanzar el nivel del primer mundo

Escribe: Mauricio Niño / Foto: Sergio Zúñiga
Enseña Perú nació como una buena intención y hoy es una creciente realidad. Con su método, que consiste en convertir en docentes rurales a profesionales calificados, se ha planteado que de aquí a veinte años la educación peruana en general alcance un nivel del primer mundo

_MG_9760
La ONG ha logrado dar educación de calidad a más 8 mil niños de escuelas rurales de los departamentos de Cajamarca, Cusco, Lima y Callao. Solo en lo que va del año ha conseguido insertar a la docencia a más de cien profesionales altamente calificados. Ha logrado que los índices de aprobación suban en aulas donde la mayoría desaprobaba. Es decir, Enseña Perú ha decidido centrarse en un objetivo concreto: para el año 2032, ocho de cada diez niños deben recibir una educación que cumpla los estándares internacionales más estrictos, inspirados en los modelos de Finlandia y Singapur.

Bajo el modelo actual, los libros escolares son distribuidos gratuitamente por el Estado y se debe seguir un programa curricular impuesto por el Ministerio de Educación. El profesional de Enseña Perú, precisamente, suma su experiencia, conocimientos y metodología. «No se trata solo de transmitir ciencias, sino de que el maestro lidere en el aula», explica Sibile Schmidt, gerente de Desarrollo y Marca de Enseña Perú. El profesional de esta ONG enseña a sus alumnos habilidades necesarias para su desarrollo personal, como el pensamiento crítico y la autonomía, pero sobre todo la confianza en sí mismo y la necesidad de aprender. «El bichito de la curiosidad», bromea Schmidt, y continúa «es lo que los convencerá de aspirar a un futuro mejor».

La renovación del compromiso de Enseña Perú no se da solo en las aulas. Se trata de involucrar a toda la comunidad. Schmidt tiene una anécdota para demostrarlo. Un profesor de la ONG llegó a un colegio de una pequeña comunidad en Cajamarca. En la escuela solo trabajaban el director y un profesor para los veinte niños inscritos en todos los grados de primaria. Y todos estudiaban en la misma aula. El primer día de clases, el profesor de Enseña Perú encontró a escasos tres niños. El director le explicó que el ausentismo se debía a que la comunidad se encontraba en época de cosecha. Los niños estaban trabajando en el campo. El profesor decidió tocar las puertas de las casas de todo el pueblo y logró convencer a los padres de que debían enviar a sus hijos a la escuela por encima de cualquier obligación. Así es como Enseña Perú quiere promover el cambio en la educación del país, desde la escuela más pequeña, con apenas veinte alumnos, en un punto olvidado de la sierra peruana.

La buena educación es proporcional a la capacidad del profesor. Esa es la premisa de Enseña Perú. Pero su labor no termina allí. En su afán de que los niños cuenten con mejores herramientas de educación, ha realizado una alianza con la web de compras online Linio, para que esta compañía done packs de productos de la marca Artesco, además del 5% de sus ingresos por ventas de útiles escolares, que serán otorgados a siete colegios de escasos recursos en Cajamarca y Arequipa. Eso no es todo. Enseña Perú canaliza las donaciones de útiles escolares que grandes empresas mineras como Yanacocha o Buenaventura donan a las poblaciones que están dentro de sus zonas de influencia. Todo sea por la educación.