La Pampilla en disputa

Por Raúl Lescano
La comunidad de tablistas y Emape han disputado por más de un mes el destino de la playa La Pampilla, luego de que el proyecto de la Municipalidad de Lima para renovar la Costa Verde puso en riesgo el principal centro de formación y entrenamiento de los surfistas más destacados del país. ¿Qué ha ocurrido después de largas negociaciones y promesas incumplidas?
credito 1

En la Pampilla el olor del mar ha pasado a segundo plano. Aún se siente en el aire el frescor del asfalto que se ha instalado como consecuencia de los trabajos de ampliación de las pistas de la Costa Verde. Ahí, durante varios días y noches, una comunidad de tablistas monta vigilia para impedir que estos trabajos continúen en el balneario. «Han tirado todo el desmonte a las piedras; nos están quitando la playa. Esto es un ecosistema y no podemos ser indolentes cuando lo alteran», dice el surfista Livio Ciriani, quien se ha encargado de coordinar las acampadas [no se ha movido del lugar desde que llegó de California]. «No vamos a permitir que malogren este lugar. Esto es una playa de campeones… ¡qué nos pasa!», se altera.

En octubre de 2012 la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) anunció un proyecto de remodelación del circuito de playas de la Costa Verde, que recorre seis distritos. El plan incluía la construcción de puentes peatonales, escaleras y malecones, la implementación de geomallas en el acantilado y la ampliación a tres carriles en cada dirección. Pero una vez que la teoría se llevó a la práctica, el trabajo de las vías empezó a invadir los terrenos de playas como Redondo y La Pampilla, ambas en Miraflores.

Ya en 2011, después de años de abandono, la playa La Herradura había terminado de desaparecer con el proyecto de remodelación diseñado por Augusto Ortiz de Zevallos, quien también perfiló el actual proyecto de la Costa Verde.

Con los trabajos, por ejemplo, la playa Redondo, una de las más grandes del circuito, se ha reducido en un 40% [hasta hace poco contaba con 4.800 m2, pero ahora 1.950 m2 han sido invadidos para que pasen los vehículos]. También la arena de Las Cascadas, ubicada detrás del restaurante Costa Verde, ha sido cubierta de desmonte.

En la Pampilla la posibilidad de perder terreno acarrea mayores riesgos. Se trata del principal estadio natural de los surfistas de la ciudad. En sus dominios se han formado todos nuestros campeones, como Sofía Mulanovich, Brissa Málaga o Sebastián Alarcón, y es una de las sedes fijas de los torneos nacionales de tabla. Geográficamente, también es más frágil que las anteriores. La Pampilla cuenta con una franja de tierra del ancho de un automóvil que separa la pista de la playa. Si se le restara terreno, no habría dónde estacionarse ni por dónde caminar.
credito 3
Las negociaciones

Cuando se iniciaron los trabajos en la zona, Roberto Boyle, subcampeón nacional de Prone Race 2014, decidió encabezar la defensa del lugar. Cada vez que ha salido en los medios de comunicación, Boyle ha insistido en que la campaña Salvemos la Costa Verde no es solo una iniciativa de los tablistas, por más que la mayoría de los participantes lo sea, sino la defensa de un espacio público que es de todos.

BRISA MÁLAGA [Campeona nacional de surf 2005 ]: «He tenido la oportunidad de competir en campeonatos interescolares y quedar cuarta y quinta del mundo de stand up paddle en La Pampilla. Me daría mucha pena que ya no se puedan realizar ese tipo de eventos nacionales e internacionales allí. Es una playa por la cual han pasado todas las generaciones de tablistas. ¿Por qué destruirla?».

A mediados de noviembre Boyle llevó a cabo la primera manifestación acompañado de una treintena de personas. «No queremos perder el acceso a una playa pública», decía entonces frente a las cámaras de televisión. Un mes después, entre aplausos, anunciaba: «Hemos logrado lo que nadie pensaba que íbamos a conseguir».

El 16 de diciembre, Javier Sota Nadal, presidente del directorio de La Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape), había prometido que el tercer carril de la Costa Verde no se ejecutaría; que dependería de un acuerdo con la siguiente gestión. «Hemos sostenido largas conversaciones con los representantes de la Federación Peruana de Tabla y no vamos a hacer el tercer carril», aseguró entonces en una radio local. «En el proyecto definitivo que estamos planteando ahora no tendrán ningún problema para realizar este deporte tan bello que yo alguna vez quise practicar», añadió. Entonces, Boyle pidió a quienes acampaban en el lugar que se retirarán para que las obras pudieran continuar.

SEBASTÍAN ALARCÓN [Cuatro veces campeón peruano de tabla]: «El Perú es dos veces campeón mundial de surf. Eso habla mucho del nivel que tenemos y de lo que debemos hacer: sacarles mayor provecho a nuestras playas. Es necesario que nuestras autoridades empiecen a considerar más estos puntos. Todos los que corremos olas sabemos cómo nos retribuye el mar y toda la gente que va a la playa conoce la importancia de tener espacios recreacionales dentro de una ciudad tan estresante como Lima».

Pero la alegría duró pocos días. A pesar de la promesa de Sota Nadal, se asfaltó aproximadamente cien metros del espacio en disputa. Por eso, al caer la noche del 19 de diciembre, Boyle convocó de manera urgente un nuevo plantón. Volvieron a plantar las carpas y estacionaron sus autos de manera que los obreros no pudieran mover la maquinaria pesada.

Las nuevas negociaciones se prolongaron una semana más, y esta vez la exigencia de los tablistas fue mayor: solicitaban a Emape que retirara la capa de asfalto que había colocado, y que dejara el lugar tal como lo había encontrado. «Ha sido un largo proceso de negociaciones, pero creo que estamos llegando a resolver este problema de una manera inteligente, con una protesta pacífica y avalados por las leyes que protegen la Costa Verde», dice Boyle, que, junto con un grupo de surfistas, se quedará acampando, a punta de parrilladas, hasta que constaten que el acuerdo se cumpla.

SOFÍA MULANOVICH [Campeona mundial de surf 2004]: «Desde que tengo doce años he corrido en La Pampilla. Entrenaba ahí después del colegio porque no me daba tiempo para ir hasta Punta Hermosa. Es frustrante que se haya hecho tanto esfuerzo por sacar adelante la ley de Preservación de las Rompientes Apropiadas para la Práctica Deportiva para que a la primera de cambios esta ley no se ha haga respetar».

El tercer carril también ha sido observado por la Marina de Guerra del Perú, que ha iniciado estudios para determinar si en ese tramo Emape ha respetado los cincuenta metros que deben existir desde la línea de alta marea o si, al arrojar desmonte, ha dañado las playas Tres Picos, Makaha, Punta Roquitas y La Pampilla.

Al cierre de esta edición, el campamento no se había movido.
credito 2