La cura del arte

Por Raúl Lescano/ Foto de Augusto Escribens
Marcia Valencia pensó que su vida se había encaminado a la perfección en el ámbito del marketing y las empresas de retail, pero el nivel de estrés que alcanzó la llevó a cambiar de planes. Ahora acaba de inaugurar un proyecto que ha renovado sus emociones: Villart, una galería virtual para promover y vender arte peruano.
IMG_0991 RET

Piensa en la empresa donde siempre has querido trabajar e imagina que el gerente de esa compañía te llama para ofrecerte el puesto que siempre has deseado. Esa fue la prueba definitiva que llevó a cabo Marcia Valencia para tomar la decisión más radical de su vida. Más de una década después de escalar a través de empresas de nivel global desde los dieciséis años, comprendió que ya no pertenecía a ese universo corporativo. «Darme cuenta de que ese ya no era mi campo removió mi piso; alteró todos mis planes», confiesa, rodeada por primera vez de su nuevo proyecto, la galería virtual de arte Villart.

Al terminar el colegio, Marcia no tenía nada claro, y decidió que la carrera de Administración de Empresas era la que podía abrirle más posibilidades para especializarse en el futuro. Es factible que en esa duda ya latiera una insatisfacción, pero todo lo que vino después se convirtió, primero, en una pasión y, luego, en una especie de condena.

unnamed RET

Desde que estudiaba en tercer ciclo, las oportunidades comenzaron a aparecer; una tras otra. Multinacionales como Microsoft, AFP, empresas de consumo masivo… todas se interesaban en su trabajo, y ella estaba fascinada con la idea de ser parte de una oficina y cumplir con unos horarios. Pero al regresar de una maestría en España, empezó a perder el control; a sentir que las empresas, en lugar de contratarla, empezaban a absorberla.

El estrés de su último trabajo la llevó a padecer de laberintitis, una inflamación de los canales del oído que tiene por principal síntoma la pérdida de equilibro. Marcia debía tomar un descanso, pero el ritmo laboral se lo impedía, y cuando iba a su oficina, solo podía mantenerse en pie apoyándose en las paredes. Hasta que dijo basta. Después de una cura de sueño, justo cuando le hicieron una oferta de trabajo, pensó en la empresa y el puesto que más había deseado [CEO de Google], y no sintió nada. «¿Cómo se vive sin el mundo corporativo?», se preguntó.

Volver a empezar
unnamed-1 RET
Ante la reducida oferta de galerías de arte en Lima, Villart nace como una ventana digital ilimitada que facilita la compra de obras con un servicio de asesoría. Ya cuenta con más de cuarenta artistas de una variedad que apuesta por pinturas abstractas como las de Alberto Grieve; personajes híbridos como los del trujillano Paolo Vigo, o el pop art de Denisse Vivanco. «No se trata de tener solo a los consagrados, sino también de visualizar a los talentos», dice Marcia mientras firma cotizaciones. «Muchos me exigen una línea de curaduría, pero yo me he dejado llevar por mi instinto, por lo que me hace sentir cada artista».

unnamed-4 RET
Ese instinto lo heredó de su madre, al ver el cuidado que esta dedicaba a cada una de las obras que adquiría [la colección de Marcia mamá, gran apasionada del arte, suma más de doscientas piezas]. Durante los cuatro meses de incertidumbre que vivió después de dejar su último empleo, como quien vuelve a sus raíces en busca de ayuda, Marcia recordó esa afición, y se acordó también de un archivo que había dejado en su computadora antes de partir a estudiar a España: un plan para convertir el hobby de su madre en un proyecto profesional. En esa computadora, desde hacía mucho tiempo, existía la iniciativa de Villart, y ahora había llegado el momento de hacerla realidad.

A partir de entonces comenzó a recorrer galerías de arte para entender cómo funcionaban y, en esta nueva incursión, descubrió un rubro que sí la motivaba. Tal vez por eso en su web [villart.pe] se refiere a los artistas como ‘magos de sensaciones’. «Cuando admiro una obra que me gusta, puedes ver cómo se me paran los pelos. Para mí eso es el arte: causar una sensación».

Con esa premisa convocó a cada uno de los artistas que forman parte de su galería virtual. Después de pasar por el torbellino empresarial, Marcia parece haber encontrado la especialidad que presintió cuando eligió estudiar administración y no sabía a ciencia cierta a dónde conduciría ese camino. No lo sabía, pero su destino era Villart.
unnamed-2 RET