Fito Espinosa

Por Rodrigo Alomía/ Fotos de Oliver Lecca
Cinco objetos imprescindibles en la vida del multifacético artista, que este 2015 cumple veinte años de carrera.

DSC_6949 ret
A diario Fito Espinosa lee en su página de Facebook mensajes de personas que le declaran su admiración. La gente lo reconoce en la calle, e incluso ha recibido fotos de hombres y mujeres que se han tatuado algunos de sus personajes. El dibujante sabe que durante los últimos años su fama ha crecido, pero no se marea con los halagos: continúa como siempre, trabajando sin pompas.

Para Fito el 2014 ha sido un año enriquecedor. Le ha servido para afianzarse en terrenos que no había explorado del todo: dibujó en vivo en un show de impro del actor Christian Ysla, su libro el mundo invisible fue llevado al teatro de la mano de la directora Nishme Súmar y se estrenó como cantante en dos conciertos en los que presentó su primer disco-libro, campo de fuerza. ¿Qué le espera en 2015? «Tengo un reto grande: a raíz de mis veinte años de trabajo, quiero hacer una retrospectiva que incluirá trabajos nuevos».