La onda que se revienta

Por Diana Hidalgo / Foto de Lotus Studio
Luego de cinco años de vida en la red, The Androgyny se renueva. Adriana Seminario, la periodista, fashion blogger y creadora de este proyecto, todavía no termina de creer cómo algo que comenzó como un juego se convirtió en un proyecto ambicioso en el que ahora concentra todas sus energías. ¿Se puede vivir de un blog de moda en el Perú?
androginy

Para Adriana Seminario, la moda no solo se expresa en vestidos de matrimonio superelegantes y sofisticados, sino también es algo que se puede llevar en el día a día y con «onda», como ella dice. Tal vez en unas zapatillas deportivas, un accesorio atrevido, uñas pintadas con esmalte blanco o unos cabellos pintados con colores fantasía. Moda urbana, joven y fresca. Es la idea que tuvo cuando en el 2009 –a los diecinueve años– encendió su computadora y creó The Androgyny para no aburrirse en sus tiempos libres. Han pasado casi cinco años de ello y ahora el blog recibe hasta dos mil visitas al día. Adriana Seminario pertenece a un grupo de fashion bloggers que de un tiempo a esta parte han irrumpido en la escena local para cambiar el concepto de estilo y moda que se tenía hasta el momento. Con el tiempo, Seminario ha logrado madurar su estilo y lo ha convertido en una plataforma que no solo habla de moda en el sentido estricto de la palabra, sino también de arte, música, lifestyle, tendencias y que, sobre todo, cuenta historias.

«Si cuentas una buena historia, puedes tener una identidad más fuerte para un blog», dice la periodista, mientras bebe un sorbo de su café helado. En cada post, Adriana intenta vincular de alguna forma una historia que conecte con su público, así la publicación trate de la teoría de la moda de Coco Chanel o Giorgio Armani. Un día, por ejemplo, escribió sobre lo difícil que es para una chica andar por las calles de Lima vistiendo unos shorts. Era setiembre, y Adriana decidió armar su outfit del día con unos shorts negros, zapatillas deportivas, una polera negra y unas panties debajo. Salió a la calle, y varios hombres no dejaron de gritarle palabras desagradables y obscenas acerca de sus piernas o de lo ‘bien’ [para usar una palabra delicada] que se le veía con esa prenda. Con ese post, The Androgyny recibió doce mil visitas en un solo día. Es el más leído del blog hasta hoy.

Durante sus cinco años de vida en la web, The Androgyny se ha renovado tres veces. Para esta cuarta vez, el concepto visual que tendrá es la de un estudio fotográfico de Nueva York, una ciudad que a Seminario le fascina y la define un poco por su estilo. A ella le interesa mostrar lo que pasa en Lima en cuanto a nuevas tendencias, estilos, y al trabajo de gente joven que revoluciona el statu quo de lo que ocurría antes en el mundo de la moda: tanto diseñadores como modelos, fotógrafos o productores de moda. Estos contenidos se fortalecerán con la nueva etapa de The Androgyny, que también tendrá posts traducidos al inglés, y una pestaña que redirecciona a tiendas de ropa y accesorios para comprar desde ahí artículos que la fashion blogger recomiende.

Adriana Seminario ha dejado de modelar desde hace unos meses. The Androgyny es su prioridad por ahora. Tiene la idea de que el blog crezca más, de tener unas oficinas, e incluso fusionarlo con un estudio de fotografía que trabaje editoriales de moda. Por el momento, una fotógrafa y un programador web trabajan con ella. «Ahora vivo de esto», dice Seminario, con la sonrisa sorprendida de alguien que no termina de creer el éxito que le ha tocado vivir.