Paloma Derteano

Escribe Gianfranco Languasco / Fotos Sandra Arenas

La libertad parece ser importante para Paloma. Me abre la puerta de su casa con el cabello sin ataduras y permite que recorra su morada con soltura, como si estuviera en la mía, con la misma sonrisa que le da a sus amistades. Lo difícil, en este caso, es arrancarle un ceño fruncido. No importa que el sol arrecie y los mosquitos estén al acecho en su casa de La Encantada de Villa, en Chorrillos: ella siempre estará de buen humor, como si siempre estuviera bailando y, al mismo tiempo, suspendida en el aire.
Y Paloma parece flotar. Cuando danza se eleva con la maestría que le dieron sus años de gimnasta, que la llevaron a competir internacionalmente y aterriza con la seguridad de alguien que domina su cuerpo sobre la pista de baile. Paloma Derteano ama bailar y lo hace a su estilo. Baila jazz, hip hop e incluso sobre tacos, pero rechaza la idea de bailar en zapatillas de ballet. Para ella, dedicarse a un solo ritmo hubiera sido catastrófico. Hubiera sido como si le cortaran las alas a una mariposa y esta se quedara inmóvil sobre la tierra.

Quizá por una cuestión de genética, Paloma se inclinaba por el dibujo. La influencia artística estaba por el lado de su madre, quien es pintora, pero no la enseñanza: ella era de las que dejaban que sus hijos aprendieran solos. Y Paloma siempre dibujaba mariposas. Están en sus cuadernos, pintadas en las paredes de su cuarto, estampadas en su ropa. Un par de mariposas de metal cuelgan de sus orejas ahora mismo.

Si tuviera que diseñar un logo para ella misma, lo haría con mariposas.Si hay carros sucios, dibuja una mariposa sobre ellos con sus dedos. No sabe de dónde sale su gusto por ellas, pero vuela como una al danzar.

Y quizá por una cuestión de reacción, decidió estudiar Comunicaciones y dedicarse a la Publicidad, al Marketing y al Diseño Gráfico. Si el baile, de por sí, implica una manifestación corporal de acuerdo a la música y la coreografía, la carrera le dio la posibilidad de mostrar su propia forma de ser: colorida, fresca y sonriente. No importa que la universidad haya hecho que sus cuadernos ya no tengan tantos colores, sus mariposas aún vuelan en sus páginas, donde escribe rimas graciosas sobre experiencias, viajes o momentos espontáneos. Además, siempre lleva sus colores encima: hace poco le diseñó a su enamorado un cartel de cumbia, con colores estridentes. Paloma lleva el diseño a todos lados y lo pone donde sea.
Fuera de la universidad y el trabajo, Paloma Derteano abre las alas y se pone a bailar. La chica que danza con mariposas luego de dibujarlas ha decidido alzar vuelo, enseñarle a otros lo que hace y seguir danzando con sutil delicadeza. No hace falta poner música. Ella ya la lleva dentro.

Producción: Daniela Pereira
Dirección de Arte & Styling: Alessandra Mazzini
Asistente de producción & Make up: Chiara Traverso
Ropa: Camote Soup y Arena Verano