Alondra García Miró

Escribe: Carlos Fuller / Fotos: Rafo Iparraguirre

Alondra grita. El alarido retumba en todo el segundo piso de la casona. «Se te ha puesto la piel de gallina», le dice la productora mientras le alcanza una frazada roja. Y sí, su piel se ha escarapelado: es invierno, está en bikini, expuesta al frío de Lima, recostada sobre un balcón antiguo. Alondra se cubre con la enorme manta roja y pasa al interior de la casa, como una reina con su capa. En el camino, tres obreros que restauran la casona han volteado a verla durante la sesión de fotos. No lo dicen, pero quizá lo hayan pensado. «¿Ella no es la chica que sale en ESTO ES GUERRA?». Sí: Alondra ha sido parte de aquel sintonizado reality show, aunque fue eliminada hace unos días atrás. Pero no ha dejado de ser popular. Si saliera a la calle ahora es probable que la gente la reconozca al verla pasar. De hecho, hace unos momentos, en esta casona, un par de arquitectos detuvieron sus mediciones para espiar la sesión de fotos, para ver a Alondra García Miró. La de ESTO ES GUERRA. La de los enormes ojos verdes. La de la piel siempre bronceada, ya sea verano o invierno. Pero, quizá, no lleguen a pensar en ella: en Alon. O en Alito. O en La negra. O en La mona, como le decía su madre. Es decir, la otra Alondra. La diseñadora. La que ingresó a Mod’Art con el primer puesto de su promoción. La que lanzó su marca de ropa a los veinte años y que modeló mucho antes desde los trece. La menor de tres hermanos. La hija de Rafael García Miró, el pintor. La hija de Maricarmen Santillana. Y la que lo será siempre, aunque ella, su madre, ya no esté.

¿Cómo es Alondra? ​Habladora, burlona, divertida. Como Maricarmen, su madre. Por eso siempre fueron muy cercanas, se contaban todo. Cómplices en todas las fiestas cuando las mamás de sus amigas se ponían estrictas con los permisos. Por eso Alondra siempre la sintió como una mujer relajada, light, aunque con mano dura si es que tenía que ponerse seria. Según Alondra, así era Maricarmen: «Linda, preciosa, ojazos azules». Por eso solía ser modelo. Aunque también tenía otros intereses. Había estudiado Arquitectura y se había dedicado al diseño de modas. Esa era la carrera soñada de Maricarmen y fue feliz cuando su hija ingresó a Mod’Art con el puntaje más alto de su promoción a los diecisiete años. Quería ver a Alondra como una diseñadora, con su propia tienda, dedicándose a la moda.

Entonces Maricarmen falleció. Finalizaba 2010 y no pudo ver el último año de Alondra en el instituto, ni la colección que preparó para graduarse, inspirada en la naturaleza. Tampoco vio los inicios de su primera marca de ropa, Soirée, ni la tienda que llegó a abrir para vender sus prendas, ni cómo se las arreglaba para lidiar con el año más difícil de su carrera. De algún lado sacó las fuerzas. Alondra dice que ese último año en el instituto lo hizo por ella, su madre. Y por su carrera soñada.

​Estamos 2013. De todo lo anterior han pasado dos años.​En el camino, su carácter se transformó en el de en una mujer independiente. En el camino, también, apareció la oportunidad de ingresar a la televisión, al programa ESTO ES GUERRA. A Rafael García Miró, su padre, no le gustó mucho la idea, pero le dio todo su apoyo. La marca de ropa entró en un stand-by para meterse de lleno al reality show. Y aunque por ahora no esta en el programa, Alondra tiene planes cerca de la pantalla.

​—Me gusta la tele. Tal vez me gustaría estudiar Actuación para complementarlo. No sé. Tengo mil planes a la vez —cuenta Alondra y abre los ojos verdes, cubierta con su manta roja, mientras descansa luego de la sesión de fotos—. Ahora voy a dedicarme a diseñar un poco y ver qué voy a lanzar para el verano.
—¿Dejarías el diseño por la actuación?
​—¡Ah, no! Si sigo en la televisión o no, eso no importa. Ya estoy viendo qué voy a diseñar para el verano. No la dejaré de ninguna manera. Esta es mi profesión y me encanta. ​

​La verdadera profesión de Alondra García Miró es la carrera que le prometió a su madre seguir. Y no piensa fallarle.

Dirección de arte y styling: Ximena Espinosa y Nicole Bazo Producción: Micaela Payet Asistente de producción: Pía Gonzales-Vigil Maquillaje y peinado: Sara Nuñez (994130689 / 997078083) Agradecimientos: Malika / Mango / Intimoda / Fascino FSN /Bagatelle  Locación: Casa Cor Perú 2013. Palacete Sousa Barranco