Hummus versus Humans

Escribe: Pamela Rodríguez
PAMELARED

Nadie puede negar que la página de Facebook Hummus of Barranco es un auténtico mate de risa. Apenas apareció no podía impedir detenerme ante sus posts y reírme a carcajadas con todas las ocurrencias que dispara, que incluso siento que da en el clavo en algunos aspectos del entorno de mi barrio, Barranco. Entre risa y risa siempre se dicen grandes verdades. Los chistes de esta página son un medio para criticar a los hipsters locales, los dobles estándares que existen para ciertas cosas (por ejemplo, la salud: se meten una juerga y a la mañana siguiente toman chía porque es un superalimento), o la facilidad con la que se llaman artistas algunos creativos que más piensan en irse de fiesta que en su arte.

Hummus of Barranco es una buena cachetada a todas las poses e incoherencias que pueden existir en el entorno hipster de Lima.

El formato de la página me pareció dinámico y familiar. Es una réplica en son de burla de mi página preferida (y a veces la única razón por la cual sigo en Facebook): Humans of New York. Desde que abrí una cuenta en Instagram hace tres años sigo esta página del fotógrafo neoyorquino Brandon Stanton. Todos los días me detengo a mirar sus retratos y me siento inspirada, porque Brandon no solo es un retratista excepcional, sino también un entrevistador sensible que logra sacar los aspectos más íntimos de las personas, a veces nobles; otras, oscuras, espontáneas, tristes… pero siempre humanas. Siento que esta página se ha convertido en un ente integrador de una ciudad compleja y diversa como Nueva York, donde se muestra al chino, al hindú, a la cheerleader, al loco, al viejo y al niño con las mismas preocupaciones o alegrías. Por donde la mires, HONY es una página que genera empatía y ha tenido un impacto positivo en su entorno y en el mundo.

Hace unos días abrí mi Facebook, y en mi muro de noticias aparecía primero el post de HONY. Ahora Brandon ha decidido ampliar el concepto de su página, que se ha convertido en una especie de Humans of the World. En los últimos meses ha visitado Irak, Jordania, El Congo, Kenia, Uganda y Sudán. Y una vez más, de manera brillante, Brandon logra escanear las emociones de las personas que fotografía, pero ya no solamente hace eso: ahora también es un facilitador de ayuda social. Su trabajo permite que, a través de las redes sociales, la gente se sensibilice con la problemática que viven otras personas, y creo que también ayuda a desmitificar ciertos prejuicios que se tienen respecto a los habitantes de África y Medio Oriente.

Debajo del post de HONY aparecía el de Hummus of Barranco, pero no sé por qué esta vez, al contrastar una página con la otra, no me pude reír. Pensé algo que debo confesar: incluso me incomodó. Por un lado está la página neoyorquina, tan universal, sensible e inclusiva; por el otro, la página limeña, divertida, burlona y criticona.

En el fondo, Hummus es una radiografía de cómo los limeños somos extremadamente acomplejados y exclusivos. ¿Por qué nos importa si de noche la gente siempre va con sombrero al MATE, o si toma el pisco sour con chía, o si monta bicicleta vestida con ternos para verse cool? ¿Por qué estamos tan pendientes del otro? ¿No sería mejor que cada quien llevara sus inclinaciones y poses como se le viniera en gana? Nadie es quién para juzgar, ¿verdad? Entonces ¿por qué lo hacemos? ¿Por qué nos dan morbo estas cosas? ¿Por qué le ponemos like a páginas como esta y esperamos día a día su nuevo post? ¿Por qué Hummus of Barranco nació en Lima y HONY, en Nueva York? La respuesta, para mí, es simple y me entristece: estamos a años luz, por detrás, en términos de evolución social.