¿Puede una ciudad caber en un edificio?

Imagina estar tan cerca de la oficina que para llegar solo se necesite un ascensor. Que para pasear al perro no haga falta salir del vecindario. o que para ir de compras no haya necesidad de tomar un taxi. Los edificios mixtos son una propuesta tan antigua como innovadora y vuelven con fuerza para demostrar que es posible hacer casi todo sin necesidad de salir del edificio donde vives.

ABRIDORA_Chongqing_Urban_Forest_Ma_Yansong_M
El urbanista y arquitecto suizo-francés Le Corbusier siempre pensó que una casa es una máquina para vivir. El hombre que afirmaba que, al ver cien veces Nueva York como un desastre, cincuenta de ellas era un hermoso desastre; creía fervientemente en el orden. Para él, la ciudad moderna es racional y funcional. Comenzaban los años cincuenta y Le Corbusier había concebido la Unidad Habitacional en Marsella, una edificación que aprovecha los suelos para tener calles interiores, gimnasios, cafés, centros de reuniones y hasta guarderías. Todo en una misma construcción.

Con su edificio, Le Corbusier generó un estímulo en el entorno. Los materiales puros, texturas, manejo de luces y extensión de espacios le dieron un carácter inusual a su diseño. Ya otros edificios de Nueva York habían comenzado a tener espacios mixtos: el Empire State Building tenía negocios en su base y un observatorio en la parte alta mientras que en el Rockefeller Center se veían edificios separados que se conectaban con un centro comercial bajo tierra. Incluso en el Perú, alrededor de los setentas, el edificio Pacífico de Miraflores albergó cines, centros comerciales y hasta el emblemático café Haití junto a departamentos en la parte superior. La tendencia de construir edificios para usos mixtos se podría extender por toda la década debido a su seguridad y mezcla de funciones, según la guía inmobiliaria Real Estate Market & Lifestyle. En Lima, proyectos como BOEM de Edifica o el Edificio Paz Centenario en Barranco han actualizado las ideas de edificios mixtos, aprovechando la topografía del lugar, abandonando el típico horror existente en el Perú para construir edificios altos, siempre dentro del límite permitido. En una ciudad como nuestra capital, donde siempre existe la sensación de que se acaba el espacio, esta propuesta aprovecha al máximo la escasez de terreno.

Ciudad vertical closeup - Venezuela
Aprovechando los suelos

Un edificio mixto es como una ciudad compacta, un pequeño pueblo arquitectónico en donde el mayor número de servicios públicos se presenta en menor espacio. La idea, sin embargo, no es eliminar el viaje, solo facilitar los accesos.

El Paseo de la Reforma, en la capital de México, es la zona de negocios más importante de Latinoamérica. Este año, casi 3 mil millones de dólares ingresarán para construir rascacielos por toda la ciudad, según la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, todos buscando ingresar al Paseo de la Reforma ¿Por qué un lugar tan congestionado como el Distrito Federal aún tiene un movimiento inmobiliario importante? La respuesta está en los edificios de uso mixto.

En Reforma se juntan edificios corporativos, habitacionales y comerciales, vale decir, oficinas, viviendas, hoteles y shopping centers. Ahí se puede vivir, trabajar y estar sin necesidad de mayor desplazamiento. La idea es combinar la vida laboral, urbana y familiar en un solo complejo sin tener que estar desperdigado por toda la ciudad. Es la idea de estar a una distancia tan corta de la oficina que quizá solo puedas ir caminando o, incluso, solo tomar el ascensor. Lo que se busca es disminuir el tiempo de traslados.

Estos edificios de actividades múltiples son activamente utilizados en el día, quitándole espacios que podrían ser destinados para estacionamiento y que ahora son aprovechados para áreas verdes o de tránsito peatonal. Un desarrollo de uso mixto sobre una población creciente cambiaría los hábitos de transporte. No en vano, en Latinomérica hay propuestas para desarrollar modernas construcciones que ahorren espacio: frente al río Guayas, en Ecuador, está planeado un proyecto temático que inzluya zona comercial, hoteles, oficinas y hasta trece mil metros de espacio recreativo. Sin embargo, la propuesta más ambiciosa está en Venezuela: diseñada por la firma británica Desitecture y planeada para ser construida sobre el emergente barrio caraqueño 23 de Enero, la Ciudad Vertical es un proyecto de torre habitacional de 180 metros compuesto por tres grandes ‘tazas’ a la cual se accede por teleférico, auto o metro. La idea no solo busca mezclar viviendas con negocios en la parte superior del edificio, también darle un valor agregado: con una construcción que aprovecha las alturas, el suelo se revaloriza y se logra espacio para otros proyectos.

Ciudad Vertical Noche Exterior - Venezuela
La tierra devuelve

En Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia los edificios mixtos están en aumento. Y eso no solo tiene que ver con aprovechar espacios, también con las ganancias que estos suponen gracias a la diversificación inmobiliaria. Al juntar un centro médico, un conjunto habitacional y un centro comercial se espera una rentabilidad que asegure el rápido retorno de la inversión previa debido a que los servicios conviven cerca. Esto generó que en 2005 se haya alcanzado el máximo histórico en inversión de inmobiliaria mundial con más de 500 mil millones de dólares. Y continúa el ascenso.

En Latinoamérica, esta apuesta aún parece ser tímida. Quizá el proyecto más importante sea el de la Costanera Center de Santiago de Chile, que cuenta con la imponente Gran Torre Santiago, destinado a ser el rascacielos más alto del país sureño y de todo Iberoamérica. A su alrededor se levantan un centro comercial de seis pisos con más de 300 locales, dos hoteles, cines y diversos centros de esparcimiento que se juntan a los diferentes proyectos inmobiliarios para oficinas, lo cual asegura su mantenimiento económico al tener un público casi al alcance de la mano.

En Perú, el Edificio Paz Centenario de Barranco entró a funcionar desde finales del 2011. Se trata de un proyecto de uso mixto que cuenta con 200 departamentos y un recinto comercial de más de mil metros cuadrados donde se encuentran negocios como lavanderías, cafés, tiendas por departamento y un incontable etcétera que no solo benefició a Barranco, sino también a los distritos cercanos como Miraflores.

Con un boom inmobiliario en auge y una ciudad que busca revalorizar sus espacios, Lima espera que los edificios mixtos se constituyan como la mayor concentración de armonía entre arquitectura y espacios públicos, y en la idea de un estilo de vida donde todo sea más cercano.