Una buena fiesta debe repetirse

Por Pablo Panizo
¿Alguien recuerda diecinueve bandas en cartel para una sola jornada? Eso fue el II Festival de los 7 Mares. Como para no olvidar que Lima se merece eventos de esta envergadura, Cernícalo Producciones lanzó FESTIVAL 7 MARES, una selección de lo que se escuchó en ese intenso día.
manuchao

Inicia febrero, pero de la tercera edición del Festival de los 7 Mares no se sabe más que rumores. Vagos rumores. ¿Habrá sido el final del único gran festival musical de la capital? Hace un año, los limeños se frotaban las manos esperando marzo, y la paciencia bien valió la pena. El segundo sábado de ese mes llegaron catorce horas de música en vivo. El II Festival de los 7 Mares fue un tren bala que viajó de la electrocumbia de Bomba Estéreo y Mr. Pauer al rock de Uchpa o el hip hop del trío Menores de Edad. Hubo de todo para todos.

FESTIVAL 7 MARES, el más reciente disco de Cernícalo –la productora a cargo del evento–, contiene más de una hora de fiesta en vivo, de música que recuerda que un festival es una celebración. «¿Por qué sufrir / si puedo gozar?», se escucha en Vive la vida, el carnaval andino con intermedios del movedizo raggamuffin con que se abre el disco. Junto con Regguain –en que el raggamuffin esta vez se combina con su padre, el reggae–, estas son las dos apariciones de la banda nacional Colectivo Circo Band en el disco. En representación del país están también Uchpa con Por las puras [un rock pesado que, a decir verdad, parece una isla en el mar del sonido tropical que propone el disco; ¿no calzaba mejor Chaqueta Piaggio, por ejemplo?] y los salseros de Ray Callao, que llegaron a esta selección por méritos propios: aunque jóvenes sobre el escenario, pocos pusieron al público a bailar como ellos.

Como ya dijimos, lo que tenemos en las manos es un combo de sonido tropical. A algunos podrá, por ello, sorprenderles que el francés Sergent García aparezca entre tanto latino. Nacido en las montañas que limitan con Suiza, este ex punk descubrió la música caribeña y no lo pensó dos veces. «Yo me voy pa’ la cumbia, que la cumbia está sabrosa», canta, y le sale bien.

La cumbia es, sin duda, el corazón de esta selección. El venezolano Mr. Pauer cierra el disco con Cumbión del sur y los colombianos de Systema Solar, iconoclastas, irreverentes, completamente vivos, aparecen con El botón del pantalón y En los huesos, mezclas de la cumbia que han lactado en su tierra con los sonidos digitales que empiezan a explorarse, con éxito, en la región. Pero si de cumbia digital hablamos, los más destacados en el género son, de todas maneras, sus compatriotas de Bomba Estéreo. Como la cumbia es el plato fuerte del disco, ellos eran indispensables. Junto con Caribbean power, un canto a la fuerza de la mujer latina, está su mayor hit, Fuego, un tema que se vivió en el Parque de la Exposición con una intensidad que bien merecía quedar registrada en esta selección. Casi ocho minutos de puro sabor colombiano y sicodelia electrónica.

FESTIVAL 7 MARES es dos cosas: un registro para el recuerdo –indispensable en la colección del melómano limeño– y un arma secreta para sacar del cajón cuando le falte sabor a una noche.