Un cine ambulante

Historias para un cambio

Por María Alejandra López
Desde hace ocho años, el proyecto Los Nómadas realiza algo que muchos consideraban imposible: funciones gratuitas de cine al aire libre en las comunidades más necesitadas de Latinoamérica.
historia1

Los más sorprendidos eran los niños. Jamás habían ido a una sala de cine, ni sabían qué rayos era una película. «¡Mira, es un televisor gigante sin caja!», decían algunos, abriendo los ojos con asombro, preguntándose cómo era posible que la luz que salía de un pequeño aparato electrónico proyectara rostros y paisajes sobre una inmensa pantalla blanca puesta en el centro de la plazita. Allí, en esa comunidad alejada de Ancash, Los Nómades dieron sus primeros pasos hace ocho años.

Este proyecto ha llevado el cine a lugares en situación de pobreza, donde difícilmente hay luz eléctrica o agua potable. Desde Junín, Arequipa, Ancash, hasta las fronteras de Ecuador, Bolivia, Chile, Colombia y Brasil, Los Nómadas han organizando funciones de cine gratis al aire libre, movilizándose solo con lo primordial: una pantalla portátil, equipos de sonido, un generador y un proyector para montar un cine en la superficie de cualquier lugar. Todo, sobre una camioneta 4×4. «Hemos sido solo cinco personas conviviendo por tres meses recorriendo Latinoamérica», dice Aldo Callegari, creador del proyecto, convencido de que la tarea no ha sido nada fácil.

historia2

Hace ocho años, mientras trabajaba en una ONG, Callegari se dio cuenta que era más sencillo usar plataformas audiovisuales para transmitir sensaciones a las personas. Entonces no tuvo mejor idea que diseñar un proyecto dedicado a regalar cine, exhibiendo largometrajes, cortometrajes y documentales de historias latinoamericanas. Al principio, dice Callegari, la gente creía que llevaban películas religiosas o campañas políticas. «Nadie podía creer que llevábamos cultura, calidad de contenidos y gratis», recuerda. «Pero ni siquiera el haber sido raptados por las FARC en Colombia durante tres días, nos impidió seguir adelante».

La respuesta de las personas ha hecho que el viaje valga la pena. A raíz de la curiosidad de las comunidades se crearon los Talleres Nómadas, dedicados a proporcionar lecciones básicas para los pobladores que deseen construir un documental. Los Nómadas quieren transportar a los pobladores hacia otras realidades mediante el cine, y a su vez, que ellos descubran el poder que éste tiene de simbolizar realidades. Para ellos, el cine es un medio de integración capaz de cruzar cualquier frontera.