A un año de Juan

Por Rodrigo Alomía / Foto de Augusto Escribens
El 2 de octubre se cumple un año del fallecimiento del empresario Juan Armando Lengua-Balbi, cuyo legado continúa intacto en la gastronomía peruana y en la memoria de sus amigos y familiares. Ellos lo recuerdan como lo que fue: un ganador con un don de gente extraordinario.
IMG_2184 retRED
A pocos centímetros de la barra principal de La 73, justo detrás de la caja, hay un cuadro pequeño que destaca por la inmensa sonrisa de su único protagonista. En el cuadro que el artista gráfico Cherman diseñó para el restaurante, Juan Armando Lengua-Balbi aparece feliz, como si nunca fuese a dejar de sonreír. «Es como si nos estuviera observando todo el tiempo», dice Daniel Rocca, gerente de operaciones del local, mientras mira la imagen de quien fundó La 73 hace ocho años.

La gran reputación de Juan Lengua-Balbi entre los gastrónomos del país siempre estuvo acentuada por un hecho peculiar: él nunca había estudiado una carrera relacionada con la cocina. Estudió la carrera de su padre y se graduó de abogado por la Universidad de Lima. Sin embargo fue su visión y trabajo los que hicieron posibles sus más ambiciosos proyectos, los restaurantes Cala y La 73 en Barranco, el distrito donde creció y disfrutó buena parte de su vida.

Había noches en las que Juan trepaba sobre su moto y, sin previo aviso, conducía hasta La 73 y se estacionaba en el parque ubicado frente al local para ver cómo marchaba todo en su restaurante desde esa prudente lejanía. «Otras veces se aparecía en una bicicleta larguísima», recuerda Daniel Rocca. «Era exigente con su trabajo, pero siempre intentaba sacar lo mejor de las personas que lo rodeaban».

Juan Armando Lengua-Balbi era el mayor de tres hermanos. Mariella es la segunda, y Mariana, la tercera y última. La tarde de hoy Mariana ha llegado a La 73 quince minutos después que el músico Pipe Villarán, uno de los mejores amigos de Juan. Además de su tacto para los negocios culinarios, el Negro –el sobrenombre con el que amigos como Pipe lo llamaban– tenía un trato único que lo llevó a ser muy querido. «A nivel empresarial poseía la capacidad de vender la comida peruana de una manera pionera, con restaurantes colmados de su personalidad. Por eso funcionan tan bien, porque en ellos está el espíritu del Negro», dice Pipe.

El olvido y la memoria

andre celeste alba y juan retRED

Fue un accidente automovilístico en Costa Rica. Juan había llegado al país centroamericano para tratarse de la esclerosis lateral múltiple que había deteriorado su salud en los últimos años, pero no le había impedido seguir atento a sus restaurantes y planificar más negocios a futuro. Al viaje lo acompañaron su esposa, Andrea María Raffo Hanza, y sus dos pequeñas hijas. El día que Juan cumplía 43 años, la camioneta que manejaba se despistó en una carretera e impactó fuertemente contra un ómnibus. Solo su hija mayor sobrevivió.

Juan era diez años mayor que Mariana. La diferencia de edades ocasionó que, en su niñez, Mariana no tuviera tan presente a Juan. Mientras ella apenas tenía cinco años, Juan, de quince, prefería salir con sus amigos a divertirse. Por eso cuando le tomaron el examen de ingreso al nido y le pidieron que dibujara a toda su familia, olvidó a Juan.

Mariana olvidó ese episodio hasta los diecisiete años, cuando dejó el país para seguir una carrera profesional en Boston. Viajó con su madre y el propio Juan. Una noche, antes de convertirse en uno de los empresarios gastronómicos más importantes del país, Juan preparó para la cena una pasta al aglio que serviría de guarnición a lo que tenía que decir a su hermana: le confesó que sabía que no había estado tan presente en su vida como ella hubiera querido, pero también le prometió que desde ese día iba a estarlo. «Y así lo hizo», recuerda Mariana, con la voz entrecortada por la emoción.

Juan solía decirle que veía su vida como una carrera mundial de la que se sabía ganador. A pesar de la enfermedad que padecía, enfocaba así su existencia. Y su vida fue exactamente como la vislumbró: conquistó las metas que se trazó para festejar sus logros con quienes más quiso.