Rock para las masas

Por María Jesús Zevallos
La banda peruana Los Outsaiders lanza su primer disco, producido por el legendario Gordon Raphael, y busca hacer rock puro y duro, desnudo y fácil de escuchar.
outsaiders

Hoy toca ensayar. La banda peruana Los Outsaiders se reúne en un estudio de Lima, de fachada algo empolvada y pasadizos estrechos. Nada muy ostentoso, solo lo preciso para alistarse para el concierto que darán en unos días. Esta parece ser una de las premisas bajo las que funcionan estos cinco limeños a la hora de crear música. «La idea era hacer rock de garaje, medio sucio, de guitarras crudas y baterías poco procesadas, no muy arreglado ni maquillado», explica Charlie Vera Tudela, vocalista de la banda. «Como si fuera un ensayo, pero que se escuche bien».

La banda acaba de sacar su ópera prima, un disco homónimo de diez canciones con una historia memorable. A inicios de este año, Los Outsaiders recibieron un mensaje a su fanpage de Paris Paris Musique, una banda argentina que acababa de grabar un disco con el productor Gordon Raphael, responsable de dar luz a IS THIS IT, disco debut de la banda estadounidense The Strokes, y que la revista Rolling Stone describió como «la materia de la que se crean leyendas». Raphael se dirigía a Lima y buscaba trabajar con bandas locales. Los argentinos recomendaron a Los Outsaiders, con quienes nunca habían tenido contacto, y la propuesta se puso sobre la mesa. «Siempre me gustó el sonido de Gordon Raphael con The Strokes», dice Charlie. «Ese sonido crudo, rock n’ roll, era algo que me atraía bastante». Esto es algo que se escucha durante todo el álbum de la banda peruana.

Con picos más pop que otros, el disco te mantiene en un estado de sábado por la noche entre chaquetas de cuero, botas militares y cerveza barata. El único lugar en el que descoordina –sin que sea esto algo negativo– ocurre en el track número siete. En busca del sir es una canción que parece la banda sonora de un videojuego retro adaptado para jugarse en un Smartphone. Un break entretenido y sintético, complementado con la voz autotuneada de Charlie. Yo no soy, el último tema inteligentemente ubicado, es uno de los más pegajosos del disco, que parece estar ahí para que el oyente quiera volver a escuchar el álbum y seguir embarrado en la suciedad de quien no se ha bañado durante tres días y se siente absolutamente orgulloso al respecto, porque así lo manda el rock n’ roll.

La música de Los Outsaiders, si bien lleva fuertes influencias de fuera, como The Strokes o The Vaccines –banda que los escogió como teloneros para su presentación en Lima en mayo pasado– no tiene precedentes en la ciudad. No hay duda de que el disco se ha grabado con el máximo potencial de una banda que tiene apenas dos años de edad, aunque también es cierto que su sonido tiene muchísimo espacio para crecer y ser significativo para la escena local, lo cual es exactamente lo que esperan. Los Outsaiders, como lo explica su baterista Renzo Pinedo, buscan que el oyente peruano encuentre ídolos en su propia escena musical. «No sé si puedes encontrar en el mercado peruano un ídolo, del que digas: “siempre quise ser como ese músico”. Es como convertir a un ídolo de piedra en un dios», dice Pinedo. La banda sabe que para lograr esto, la calidad de su producto debe sobrepasar el estándar amateur típico de un país sin industria musical. La limpieza de sus presentaciones en vivo y este primer LP hacen pensar que van por buen camino.