VIENTO A FAVOR

Por Lucia Solis / Foto de Augusto Escribens
Huracán es el nombre de la puesta en escena que la ha llevado a descubrirse a ella misma. Chiara Roggero es aquel tifón que busca arrasar con lo establecido.
vientoafavor

Empezó con una duda. «Siempre me intrigó entender la relación entre un padre y un hijo hombre porque las mujeres tenemos facilidad para hablar, para comunicarnos; los hombres no tanto. Sentía curiosidad por saber cómo un padre y un hijo se dicen la verdad», dice Chiara Roggero, mientras se acomoda en una mesa del restaurante Barrio, lugar donde montará, por segunda vez, Huracán , la obra que la hizo volver a sentirse viva.

En Manhattan está a punto de golpear el huracán Sandy. Jack y Collin, padre e hijo, se refugian en casa a esperar que pase el temporal. Lola, una desconocida joven de 22 años, llega de improvisto a revolucionar la vida de sus acompañantes. Chiara Roggero es la creadora de esta historia y experiencia, que totalmente consciente ha sabido vender a un público que quedó totalmente cautivado.

¿Cómo fue el proceso de escribir Huracán?
Todo fue en el taller con Alonso Alegría. Después nos reuníamos los dos solos para perfeccionar detalles. Huracán tendrá hoy hasta diez versiones desde la primera que escribí. Mis actores me odian; he ido modificando mucho. Cambio detalles que para muchos podrán ser insignificantes.

¿Crees que nosotros mismos podemos ser huracanes?
Yo misma he sido un huracán y he tenido huracanes en mi vida. Las mujeres internamente, por ejemplo, podemos tener varios huracanes al mismo tiempo; y somos mucho más huracanes que los hombres. Son ellos quienes nos padecen más.

¿Cuál ha sido el último huracán que has vivido?
Definitivamente este, la obra. Mi vida ha sido muy estable, y creo que es la razón por la que escribo y decido montar Huracán; no estaba viviendo demasiados huracanes en mi vida y los necesitaba.

¿Cómo vivías?
Tranquila y feliz, casada y con dos hijos. Así no hay muchas grietas para los huracanes. Me daba un poco de nostalgia no tenerlos, se adormecieron por la estabilidad que tenía.

Las personas tienen diferentes maneras de pasar sus huracanes internos. ¿Crees que es mejor atravesarlos acompañados o aislados?
Es muy difícil estar solo en esta vida. Siempre estamos acompañados. Lola, por ejemplo, llega a una casa y ayuda a este padre e hijo. Todos tenemos a alguien que nos ayuda y nos marca la vida.

¿Has tenido a alguien así?
He tenido Lolas en mi vida y tengo la pretensión de pensar que alguna vez yo he sido así. De hecho mucha gente que veía la obra me decía: ¡Lola, eres tú!

¿Quién ha marcado tu vida?
Yo misma. Levantándome cuando he tenido que hacerlo. Yo he sido mi propia Lola. Creo que, a través de nuestras decisiones, los que realmente nos revolucionamos somos nosotros mismos.

Tu madre fue guionista también [de la telenovela Carmín].
Yo era muy niña, tenía cinco años. Pero me acuerdo haber estado jugando en las grabaciones de Carmín en la Casa Dasso, en Barranco. A mi mamá siempre la veía escribiendo. Ahora en su computadora y antes en su máquina de escribir. Y yo también escribía desde chica. Siempre me ha gustado escribir; de hecho gané un concurso hecho por TNT, que consistía en hacer un corto en 48 horas desde el proceso de escritura, pero no lo pensé.

Estuviste en varios talleres…
Primero hice talleres con Mariana de Althaus. Ella me recomendó ir con Alonso Alegría, y ahí fue donde escribí Huracán, en el segundo taller que hice con él.

¿Qué aprendiste?
Más que una técnica, aprendí a ser disciplinada. Sabía que tenía una fecha de entrega de guión; me servía escuchar lo que escribían otras personas.

¿Qué te motivó a llevar talleres?
Yo renuncié al trabajo en una agencia de publicidad cuando mi hija tenía un año. Quería dedicarme más a ella. Empecé a trabajar como freelance. Tenía más tiempo libre.

¿Qué es lo que prefieres ahora? ¿Ser publicista o guionista?
Escribir para teatro; mil veces. La publicidad es divertida por un tiempo, pero se agota porque hay mucha limitación. El teatro me entusiasma más. Hace muchos años que no me sentía tan viva con algo como con lo que he estado escribiendo y dirigiendo.

¿Cuán viva?
Era tanta la adrenalina en el momento de montar la obra que no podía ni dormir en la noche de lo bien que lo estaba pasando.

Para tener en cuenta:
Fechas: Todos los martes desde el 10 de marzo hasta el 5 de mayo.
Entradas: Vía inbox en:
www.facebook.com/huracanenbarrio