Una afición de último minuto

Fotos de Jorge Anaya Ulloa / Producción de Andrea Mazzetti Urquiaga / Dirección de arte de Giancarlo Vassallo Bedoya / Styling de Ana Lucía Dávila Marrou
Carlos Patrón ha dedicado la mayor parte de sus veintiún años al fútbol. Sin embargo, el año pasado empezó a explorar más allá de las canchas y sorprendió como uno de los modelos más destacados de la industria. Aprovechando la temporada, el diseñador Mateo Cedrón lo convirtió en la imagen de su nueva colección de swimshorts, inspirada en colores tropicales, la flor de hibisco hawaiano y la calidez del verano.
cedron1
Desde los cinco años, la vida de Carlos Patrón se dividió entre el fútbol y el colegio. Sus mañanas las dedicaba por entero a estudiar, pero en las tardes llegaba el anhelado momento de correr a toda máquina a través de la cancha. «Nunca pensé seriamente en dedicarme al deporte, pero sí tenía motivaciones y sueños sobre el aspecto futbolístico», dice Carlos a propósito de sus primeras maniobras sobre el césped.

Cuando terminó el colegio, decidió estudiar Administración en la Universidad de Lima, pero el fútbol se mantuvo como una constante a la que no pensaba renunciar… al menos hasta ese momento. «A los diecisiete empecé a jugar por Universitario de Deportes, y en 2011 conseguimos el campeonato sub-18 con el club», relata.
2N3A8619 ret
Al año siguiente, su camino parecía cada vez más orientado hacia el fútbol profesional: fue convocado para formar parte de la selección nacional sub-20, por lo que decidió dejar momentáneamente la universidad. Con la camiseta peruana llegó a jugar el campeonato sudamericano de la categoría en 2013, donde nuestro equipo quedó a tan solo un punto de clasificar al mundial. Pero precisamente cuando su carrera deportiva lucía más prometedora, una lesión y posterior operación en el pubis lo alejaron del fútbol profesional. Aun así, a mitad del año pasado empezó a entrenar con el Melgar de Arequipa, pero luego decidió colgar los chimpunes definitivamente para culminar sus estudios.
2N3A8934 ret
Cambio de prendas

El tiempo libre que le dejó su alejamiento del fútbol trajo como consecuencia un nuevo hobby. Carlos recordaba haber hecho sus pininos como modelo a los doce años; incluso de vez en cuando participaba en alguna campaña, pero recién el año pasado su carrera como modelo cobró bríos importantes. «Aproveché para meterme un poco más al mundo de la moda», dice con alegría. «Participé en el LIF Weeky en un evento de Sergio Dávila, y también hice fotos para algunas marcas nuevas».

Aunque no fue deliberadamente planeada, su incursión en el modelaje la disfruta con el mismo apasionamiento con el que disfrutaba del fútbol. «Nunca fui un hincha crema acérrimo, pero sí defendía a muerte todas las camisetas que vestía», confiesa.
2N3A8445 ret
Ahora el modelo, cuando trabaja, viste ropa de diseñador en lugar de camisetas de fútbol, pero mantiene un rasgo del pasado: refleja una naturalidad única en todo lo que hace. «Si hay alguna pose o referencia que me hace sentir incómodo frente a una cámara, prefiero no hacerla y ver otra opción, pero después fluyo tranquilo», afirma.

Su carrera como modelo profesional aún es breve, pero ya ha recibido algunos reconocimientos. En 2014, a pesar de ser un rostro relativamente nuevo, fue nominado para el premio Luces como mejor modelo hombre, y, aunque no ganó, Carlos admite que este tipo de distinciones siempre son bienvenidas. «Uno tiene que sacar lo mejor de las oportunidades que surgen en cada momento. Hasta ahora estoy disfrutando de las sesiones y de los desfiles a los que me convocan, y paralelamente sigo en la universidad», comenta.

Desde el momento en que aborda las oportunidades que le presenta la vida con pasión y optimismo, Carlos Patrón se asegura lo más importante: le irá bien en la cancha que sea.
2N3A8705 ret