Un peruano deja google para abrazar el riesgo

Escribe: Luis Felipe Gamarra / Foto: César Campos
¿Qué le dirías a un amigo que decide abandonar su cargo como Gerente Corporativo de Finanzas en Google, donde administra millones de millones de dólares, para iniciar un proyecto tan arriesgado como saltar a una piscina sin saber si está llena?
Untitled-1


Luis Arbulú León-Prado, 49 años, futbolista, ciclista e ingeniero mecánico, acaba de ser elegido por el World Economic Forum como uno de los Jóvenes Líderes Mundiales de 2013. El comité, encabezado por la reina Rania Al Abdullah de Jordania, eligió a Arbulú entre 199 jóvenes de 70 países diferentes, entre los que destaca el economista peruano Martín Aspíllaga, así como el cantante Will.I.am y la activista Chelsea Clinton. En 2011, Arbulú fundó Haterry, empresa de capital de riesgo que financia proyectos de tecnología con alto impacto social, donde además trabaja temas de defensa de personas [leyes de inmigración y recorte de libertades en Internet] y temas de marketing. Este año, se presentará en el Foro Económico Mundial a realizarse en Lima del 23 al 25 de abril. Graduado en la Universidad Católica, con maestría en Warthon [Pensilvania], Arbulú dejó su trabajo como gerente en Google para emprender un proyecto nuevo y arriesgado: organizar a los verdaderos monstruos en computación para desarrollar una cultura innovadora en el Perú a favor de todos los pequeños emprendedores. ¿Quién quiere ayudarlo?

¿Por qué dejaste la empresa que el 2012 facturó más de 50 mil millones de dólares [la cuarta parte del PBI peruano], generados por contratos en publicidad, negocio en el que estabas involucrado?
En Silicon Valley existen muchos profesionales con altos cargos, que de un día a otro deciden abandonar sus posiciones para hacer nuevos emprendimientos. Eso es bastante común, porque existe un ecosistema que te permite saltar a una piscina que en el fondo podría no estar vacía. Haterry es una empresa de capital de riesgo que financia emprendimientos en tecnología. Hemos financiado empresas desde 30 mil dólares hasta diez millones. Invertimos en compañías que recién empiezan. Siempre somos accionistas minoritarios, con un capital que permite financiar el proyecto por rondas. No depositamos toda nuestra confianza en un día.

¿Cómo eligen las empresas en las que van a invertir?
Debe estar en el rubro de tecnología, debe tener alto potencial de crecimiento, que explote más un producto que un servicio y que tenga un usuario definido. Si tiene estas cuatro cosas, nosotros empujamos el proyecto no solo con dinero, sino con un laboratorio de innovación e ideas que desarrolla el producto. Este posee todo lo que se necesita en conocimiento de estrategia y diseño. El capital no es todo. Ponemos a la mano un dream team que ha pasado por empresas como Yahoo, Mozilla o Google, que te va a ayudar a definir un producto competitivo.