Rápidos y peludos

Conducen para evitar los abandonos

Escribe: Carlos Portugal
En Nueva Zelanda, la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, busca fomentar la adopción mediante una interesante campaña: enseñar a canes abandonados a manejar.

No se sorprenda si pronto, en la Av. Javier Prado, en pleno tráfico de las 6.00 pm, escucha a un perro ladrándole porque cruzó con su vehículo. Mejor esconda las llaves de su auto, que el engreído de la casa, quiere aprender a manejar.

En Nueva Zelanda algunos perros se han adelantado a está premonición. Monty, un schanuzer de 18 meses ha aprendido a utilizar con impresionante destreza el acelerador, el volante y los frenos.

La campaña de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales de Nueva Zelanda, desde septiembre del 2012, busca fomentar la adopción de animales mediante una interesante propuesta: enseñar a perritos abandonados a manejar. Para esto, de una larga lista a tres perritos abandonados, se eligió a: Monty, Ginny y Porter. Aquellos que, luego de un avanzado entrenamiento de aproximadamente seis semanas, lograron controlar un automóvil.

El adiestramiento empezó con nociones básicas. Se mejoró la postura de los perritos al sentarse y la manera correcta de colocar la patita en la palanca de cambios. Así, poco a poco, se logró que controlen un automóvil ante la mirada feliz de los instructores, los mismos que los cuidan desde el asiento posterior, cada vez que conducen.

La intención de estos Dog Lovers es demostrar la inteligencia que poseen estos animalitos para promover su adopción en todo Nueva Zelanda y evitar que los dueños abandonen a sus mascotas. Por esto, Monty conduce, para que su historia de abandono, no se repita.