Predecir el fin del mundo y fallar en el intento

(dos veces)

Escribe: Carlos Portugal
Abrió las cortinas sorprendido. Afuera, aún había mundo, la predicción con la que había iniciado todo un movimiento, había sido en vano. Respiró fuerte y pensó que todo era un error de cálculo, la matemática aplicada en las fechas de la Biblia, la religión sumada con un poco de aritmética debía darle la respuesta nuevamente. Sumó , restó , dividió y encontró el error. El fin del mundo no era ese día, sino cinco meses después. Había que prepararse.

Harold Camping es el de las sumas apocalípticas. Un personaje en la televisión y radiodifusión cristiana de los Estados Unidos que utilizaba la numerología bíblica para hacer predicciones sobre el fin del mundo. Por años sostuvo que sería el 21 de Mayo del 2011.

El longevo locutor inició su carrera en 1961 con el programa Open Forum del grupo de radios Family Radio, que él mismo fundó. Lo peculiar del programa era que los oyentes podían llamar para que Harold descifrará ciertos pasajes de la Biblia.

Ser vidente del Apocalípsis era muy rentable. La emisora logró un negocio de más de 100 millones de dólares con la campaña de predicción del fin del mundo y se emitió en más de 150 estaciones de Estados Unidos con publicidad en la calle, carros, banners, televisión y radio.

Su poder de convocatoria fue tremendo: miles dejaron sus trabajos para prepararse o anunciar a los demás que el apocalípsis era inminente. Por ejemplo, un señor llamado Gregory LeCrops renunció a su empleo en un centro medico para llevar a su esposa y sus cinco hijos por Estados Unidos, mientras repartían panfletos anunciando que el fin estaba cerca. Harold Camping lo había señalado, se salvarían los que comuniquen la profecía.

El día antes del mañana (El 20 de mayo), el locutor se quedó en su casa y cerró las cortinas. A la mañana siguiente, un día ingenuamente soleado se divisó ante sus ojos. El fin del mundo no había sucedido ni estaba cerca. Ante las críticas de la prensa y las personas que confiaron en él, Camping dio una conferencia y le dijo a sus oyentes que no había fallado, que se había equivocado en sumar y que la destrucción total sería cinco meses después.

Harold Camping continúo con la campaña, la misma que lo había convertido en millonario. Y, cuando llegó el nuevo día elegido, el 21 de Octubre, volvió a cerrar sus cortinas.

Pero tampoco ocurrió nada.

La humillación era total y había quedado como un fraude. Harold Camping se retractó, pidió disculpas y prometió no volver a vaticinar otro fin de los tiempos. Pero las profecías de destrucción no han acabado, el calendario Maya anuncia el fin de una era el 21 de Diciembre del 2012. Al menos, si fallan, no tendrán que darle cara a nadie, pero claro, tampoco pudieron volverse millonarios.