Otras formas de decir te quiero

Por Jesús Cuzcano
Paredes, puertas y carpetas. Árboles, bancas de parque, asfalto de cemento fresco y arena húmeda. Todos los soportes sirven para expresar nuestras emociones. Fernando Olea, poeta peruano, nos dice el porqué de la urgencia de decir te quiero, donde sea y como sea.

Untitled-1
«Todos son poetas hasta que demuestren lo contrario», dice Fernando Olea desde México, el poeta peruano que escribió en Diagnóstico, su último poemario, este verso fulminante: «Me visto con la palabra FIN, muy lentamente, a ver si cuando me veas no sea necesario decírtelo». Él mismo hace muchos años decidió gritar en una pared escribiendo la palabra ‘Vuelve’. Resulta que cuando se trata de expresar lo que sentimos, parecemos siempre tener el medio para hacerlo correctamente. Los límites no existen, pero ¿por qué en una pinta? ¿Por qué en un muro? ¿Por qué en la pared de un baño?… « ¡Porque es una forma de gritar! », exclama el poeta.

El amor es trasgresor. Busca escapar de los extramuros de las emociones y casi siempre encuentra un camino para formar parte del espacio que nos rodea. Estuvo en aquellas frases que escribimos y leemos constantemente en la calle, en los muros, paredes, veredas, carpetas de colegio, árboles, bancas de parque, etcétera. Quizá sea un recordatorio de que aquella emoción tan efervescente [cáliz de vida para unos, veneno para otros] nunca desaparecerá. Un recordatorio de que siempre tendremos algo que decir acerca del amor.

Las ciudades enteras del mundo se han convertido en un block de notas, un papelito más que nos pasamos en clase. «Federico García Lorca lo dijo: “la poesía es algo que anda por las calles”», cita Olea. Porque todos somos poetas, o por lo menos así nos sentimos cuando nos tomamos cinco minutos para pensar la forma perfecta de cómo declarar nuestro amor con lapicero en mano.

No importa de dónde vengamos ni tampoco importa a dónde vayamos, siempre habrá allí, en la esquina, en la carpeta, en un árbol o sobre un inodoro público, un recordatorio de que el feeling del amor lo tenemos cerca; porque es parte de nosotros, porque es parte del mundo en el que vivimos… y porque, ya saben, el amor no tiene reglas.