Mr. Fabulous

Averigüemos qué cartas bajo la manga guarda Preston Bailey, el mago de los eventos más exclusivos de Hollywood, que visitó el país gracias a La Fête Event Planning by Arturo de Noriega. En Lima el diseñador realizó el primer seminario demostrativo de eventos de lujo en el colegio santa úrsula.
IMG_2566 RET

En el seminario que lo trajo al Perú a principios de noviembre, Preston Bailey tuvo la oportunidad de demostrar su pasión por los eventos más sofisticados. En el auditorio del Colegio Santa Úrsula, el ‘mago’ mostró su habilidad para convertir un espacio en blanco en una pieza de arte inspirada, esta vez, en la belleza del invierno.

Pero en la vida de Preston no siempre hubo glamour y sofisticación. En la década de los setenta, cuando ni siquiera imaginaba codearse con las celebridades más famosas del mundo, dejó Panamá, su país natal, y se fue a Nueva York en busca de mejores oportunidades. Allí consiguió empleo como modelo, pero se dejó envolver por algunos excesos que, poco a poco, se adueñaron de su vida. «Salí de mi país bastante joven, a los 19 años», recuerda Preston. «Lo que más quería era formar parte del ambiente y de la vida nocturna de Nueva York. Pero esto derivó en fiestas a diario, grandes cantidades de alcohol y muchas drogas».

En medio de esa crisis, que se prolongó alrededor de dos décadas, el diseñador cubano Vicente Wolf, muy amigo suyo, le pidió que armara arreglos de flores para algunos de sus clientes, y Preston, aunque del tema sabía poco o nada, aceptó. Años más tarde, convertido en un destacado florista, una de esas clientas le comentó que su hija estaba por casarse y quería que él se encargara de la decoración de la boda. «Fue mi primera experiencia como diseñador de eventos», cuenta Preston. «Estaba completamente emocionado, casi en la luna. Recuerdo haber pasado tres meses comprando y estudiando todo acerca de la religión judía y sus ceremonias, porque la novia era judía».
_MG_9140 RET

Desde entonces no dejó de decorar. Cada una de sus clientas lo recomendaba a otras personas y así fue cobrando fama y reconocimiento. Sobre todo desde que conoció a quien se convertiría en su hada madrina en el negocio. «Lamentablemente acabamos de perder a esa persona: la increíble Joan Rivers. Fue la primera clienta que verdaderamente amó mi trabajo. También fue mi amiga y un increíble ser humano».

Joan le presentó a Oprah Winfrey y a muchas otras influyentes celebridades del show business, y fue la misma Joan quien, luego de llevar un curso de capacitación por internet, ofició el matrimonio de Preston con el cantante y compositor Theo Bleckmann, en febrero del año pasado.
ND8_0364-2 RET

La boda del diseñador estuvo inspirada en la película King kong, pero, a diferencia del filme, él quiso darle un final feliz a la historia. «Cuando organizas un matrimonio, lo más importante es saber qué quieres transmitir; qué sensación quieres dejar en los invitados», recomienda Preston luego de vivir la experiencia por primera vez en carne propia.

¿Cuál es su truco para no aburrirse con tanta ceremonia protocolar? «Embarcarme en cada proyecto con la misma emoción con la que me sumergí en el primero. Lograr que amen mi trabajo es lo que me hace sentir vivo».
_MG_1917 RET