Los dueños de la fiesta

Por María Alejandra López/ Fotos de Oliver Lecca
Juan Carlos Neira y Gianni Palmieri, socios de la discoteca Nikita, Están comprometidos en organizar una fantástica temporada. Bien dice el dicho: detrás de una gran fiesta siempre hay un gran anfitrión.

DSC_0266 ret
Juan Carlos Neira y Gianni Palmieri no necesitan simular una sonrisa para la foto. Es inevitable para los dos estallar de risa con solo mirarse. Son grandes amigos y, al mismo tiempo, dueños y socios [junto a Gennaro Anaclerio], de una de las discotecas más concurridas del verano en el balneario de Asia: Nikita. «Vendemos diversión», resume Gianni sobre el trabajo que vienen realizando en el boulevard.

La historia de Juan Carlos y Gennaro se remonta diez años atrás, cuando emprendieron su primer proyecto de «diversión nocturna». Se llamó Zaza, y fue un bar de piqueos y tragos que ostentó el título de haber sido la primera barra con bailarines del balneario. Fue un exitoso negocio hasta que la posibilidad de adquirir un local más grande se hizo realidad.

Lo que se viene

En este caso, Nikita no es el nombre de una mujer, como muchos piensan, aunque durante la inauguración de la discoteca, en la que una modelo vestida de sirena se balanceaba en un columpio en medio del escenario, los asistentes asumieron que ella era la inspiración del negocio. Sin embargo, solo fue el trademark que más gustó a él y a Gennaro, antes de que apareciera Gianni.

«A Gianni lo conocimos en una fiesta», recuerda Juan Carlos. Fue en el lanzamiento de una conocida marca de cerveza italiana, que reunió en un yate a empresarios vinculados al rubro del entretenimiento nocturno. «¡Gennaro casi se cae del muelle!», cuenta Gianni entre risas. «Y ese día nos hicimos patas».

El arduo trabajo de los socios promete novedades para los veraneantes de Asia. Una de ellas en la misma Nikita, cuya fachada e interiores serán completamente remodelados, y otra en el restaurante Maia, que venderá tapas y tragos para animar los previos en la noche. Pero la sorpresa principal será Craft, un bar que ofrecerá cervezas artesanales y piqueos sin perder la exclusividad.

¿Cuál es la clave para mantener una discoteca vigente durante más de diez años? Al margen de la logística y de las responsabilidades que surgen cuando se administra un negocio, los dueños se divierten en el proceso e irradian esa energía positiva en sus locales. «Esa es la clave», afirma Juan Carlos. Gianni lo interrumpe: «Eso… ¡y que somos amigos!».

Para que Nikita se sostenga sin contratiempos durante el verano se necesitan aproximadamente ochenta personas que estén pendientes de todos los detalles. Por eso el equipo administrativo [también compuesto por José Javier Cateriano González y Max Grau] tiene un eslogan de cabecera: «un ojo para trabajar y el otro para divertirnos».

Al cierre de esta edición, la fiesta ya habrá empezado.