Cosas que te enseña la vida

Tres amigas conversan

Escribe: César Becerra / Fotos: Marco Garro
Cecilia Blume, Susana de la Puente y Amalia Napadenschi son amigas de toda la vida. Asia Sur las juntó un mediodía cualquiera para hablar sobre el amor, la política, la amistad y otras cuestiones menos sentimentales. Una conversación abierta y relajada que bien pudieron sostener en un café, durante un almuerzo o un día en la playa. ¿Qué pueden tener en común una abogada, una economista y una curadora de arte?
cosas4

Es un mediodía de verano limeño, probablemente el más caluroso que ellas recuerden. Amalia es gerente general de la escuela de arte Corriente Alterna. Cecilia, abogada y ex asesora ministerial, llegó a los pocos minutos. La última en sumarse fue Susana de la Puente, economista y Empresaria del Año según una publicación local. Pero más allá de ser profesionales d
estacadas en sus respectivos rubros, un factor que las une es su larga e intensa amistad. Leer la siguiente conversación es como colarse sutilmente en uno de los típicos encuentros que ellas suelen tener.

Lo que cambió después de los veinte

Cecilia Blume: A los veinte años me atraía el guapo. Pero hoy me interesa un hombre con quien reírme y a quien admirar. Lo cual es difícil de encontrar, por cierto.

Susana de la Puente: Mi primera reacción sería decirte que no he cambiado tanto. Obviamente, tengo más años, experiencia, madurez, etcétera; pero la esencia de lo que soy no ha variado. El hecho de ser soltera, nunca haberme casado y tener el ritmo de vida que tengo es algo constante en mí. Siempre fui así. Nunca fui de ir a sitios con enamorado. He valorado mucho mi libertad desde chica.

Cecilia: Me consta.

Susana: Por ejemplo, para mi fiesta de promoción, con tal de no tener que invitar a alguien que, de pronto, pudiera ser mi pareja, invité al hermano de mi mejor amiga. Llegué con él a la fiesta, se sentó en la mesa con otras amigas mías, mientras que yo me fui a dar vueltas por ahí. No para estar con otros chicos, sino para estar con mis amigos y amigas. Hoy es igual. Cuando salgo, no me gusta ir con pareja.

Cecilia: No le gusta salir con pareja, pero le gusta tenerla escondida.

Susana: ¡No! ¡Eso no es verdad! Me encanta estar con alguien. Es riquísimo. Me encanta el amor. La parte del enamoramiento, el cortejo, las flores y todo ello; pero ir a sitios públicos con alguien no es lo mío. No porque quiera esconder mi relación, sino porque prefiero conversar con todo el mundo. Así evitas también que el parejo se aburra o se sienta incómodo mientras conversas.

Cecilia: Lo que dice Susana es verdad. A cierta edad quieres estar tranquila, no necesariamente enchufada a alguien todo el tiempo. Jackie Kennedy es la mejor en ese aspecto. ¿Qué hizo? El primer matrimonio fue por amor: Kennedy. El segundo por interés: Onassis. El tercero por compañía: Maurice Tempelsman, que la acompañó hasta sus últimos días.

Amalia Napadenschi: Por mi parte, sigo siendo una persona positiva, proactiva y que disfruta la vida. Las circunstancias te cambian y creo que seguiré cambiando. He tenido problemas de salud complicados, momentos muy difíciles. He estado en coma, tuve un melanoma, sufrí un paro cardíaco y aquí estoy.

Susana: Regia y buscando al tercer marido.

Amalia: ¡Buscando al compañero! El amor también se transforma. Me gusta sentirme querida, pero el amor de los hijos y las amigas también es igual de intenso. Si llega el compañero, maravilloso. Pero si no, igual.

Susana: Si me preguntabas qué es lo que más extrañaba cuando viví fuera del Perú, te contestaría esto: las mujeres. La complicidad con las amigas es algo de lo que nunca te cansas.

Cecilia: Las tres tenemos algo en común: somos parte de una generación límite, en la que la mitad de las mujeres no trabaja. Ahora, en cambio, las chicas estudian y trabajan, son más independientes. Muchas mujeres de nuestra generación se casaron jóvenes. Eso quita libertad, posibilidades, la satisfacción de trabajar.

wit

Mujeres tecnológicas

Cecilia: Soy súper tecnológica. Tengo toda la tecnología que puedas imaginar. Dos blogs, Facebook, Twitter. Soy bien tuitera. Uso el Whatsapp todo el día.

Susana: Gracias a la tecnología estoy comunicada siempre. Sin embargo, el Facebook me es totalmente ajeno. Tengo como mil solicitudes de amigos que me agregan, pero no tengo idea de qué hacer. Mi pregunta es, ¿en qué tiempo me dedico al Facebook?

Cecilia: En la noche, pues, cuando no tienes nada que hacer y no hay nadie que te fastidie.

Amalia: La tecnología tiene una potencia increíble, sobre todo para trabajar. A nivel personal, no la uso tanto. Cecilia es la que camina con el iPad y va tomando fotos y colgándolas en su Facebook. Mira, nos fuimos de viaje y sentí que medio Perú fue con nosotras porque Cecilia se la pasó colgando fotos de cada esquina que visitamos. Nos comentaban, «qué lindo viaje», «qué lindo sitio». Era increíble. Por eso creo que es una herramienta muy poderosa.

La revocatoria a la Alcaldesa

Cecilia: Soy miembro de mesa, así que además de tener que ir a votar, me ahogaré de calor todo el día.

Susana: Pero irás implementada con todos tus chiches.

Cecilia: Pensaba llevar el iPad y películas, pero me han dicho que mejor lleve ventilador. Hablando en serio, hay un tema de fondo importante: explicar a la gente cómo se vota. Muchos no saben si el SI es para que se quede o se vaya, igual ocurre con el NO.

Susana: La cédula es complicadísima y es muy probable que se vicie. En mi caso, voy a votar de todas maneras, y voy a votar por el NO. Este proceso me parece inútil, vamos a perder dos años. La revocatoria en marzo, luego entra un tipo al que no hemos elegido…

Cecilia: El accesitario número 22.

Susana: Sí, un señor que no tendrá tiempo de hacer nada. Después, a los pocos meses, tendremos que elegir a otro alcalde. Y en menos de un año, se convocará a elecciones municipales, nuevamente. Absolutamente ridículo. Es increíble que los limeños nos hayamos expuesto a esto.

Amalia: La parte económica también se afectará. Además del costo que acarrea todo el proceso, los proyectos se van a detener.

Susana: Hay falta de información en todos los niveles sobre lo que esta alcaldía ha hecho realmente en estos dos años de gestión. Hay proyectos por varios millones de soles que están en camino, pero la mayoría no lo sabe. Los resultados no se verán en un año, quizá no durante el periodo de Susana, pero son proyectos que están ahí y que los limeños van a verlos de todas maneras.

Cecilia: La revocatoria es inútil y voy a votar por el NO. Pero tampoco quiero que me pongan estos carteles por el NO, que lo único que provocan es polarizar.

Amalia: Es un problema de comunicación inadecuada, sin duda. Es una falencia que debería ser corregida inmediatamente.

Cecilia: Creo que la alcaldesa no ha hecho clic con la población. Tal vez lo hizo al comienzo, pero luego se desbarató todo. Más que por ella, es por culpa de mucha gente que la rodea. No están entendiendo lo que los limeños queremos saber. ¿Qué queremos saber? Qué ha hecho. Qué se va a hacer. Cuáles son los planes. Punto.

Amalia: La comunicación debe ir por ese lado: no buscar la división ni el enfrentamiento, sino dar a conocer el trabajo que se ha hecho.

Cecilia: Sé que quedarse en la playa y pagar la multa es súper tentador, pero me gustaría que todos los limeños vayan a votar. Como abogada, tengo esta mentalidad cívica que te dice que la elección es tu expresión más directa como ciudadano.

Amalia: Es parte de la responsabilidad de vivir en sociedad.

Cecilia: Amalia me ha dicho que se va de viaje, pero no importa.

Amalia: ¡Voy a estar aquí! Claro que voy a votar.


pic

Contra los abusos

Amalia: En representación de Corriente Alterna estoy organizando aquí el V-Day, que es un movimiento a nivel mundial que nace como protesta a la violencia contra la mujer. Se celebra cada dos años y está basado en el trabajo de la autora de Monólogos de la Vagina. El tema de este año es One Billion Rising. El nombre se basa en un estudio que señala que una de cada tres mujeres va a ser violada, golpeada o maltratada a lo largo de su vida. Entonces, son mil millones, que es el número aproximado de mujeres en el mundo.

Susana: Mi reacción sería la siguiente: que maten a los violadores de mujeres y niños. Todo el mundo debería estar en contra de estos abusos. ¡No puede haber nadie que esté a favor!
Cecilia: El problema es que nadie asume la responsabilidad que se debe.

Amalia: Hay que crear conciencia. Las reuniones por el V-Day las hemos tenido en Corriente Alterna y es increíble el compromiso que se ha generado en todo nivel. Existe un interés muy fuerte para cambiar las cosas. Por más de que el país sea machista o de que las circunstancias sean tales, la mujer no debería permitir que le pasen estas cosas.

El amor después del amor

Cecilia: A estas alturas, conocer a un hombre depende de la empatía. Aquí hago un disclaimer: no me interesan los chibolos.

Susana: Me es difícil conectar con los hombres. ¿Por qué no tengo una pareja? Porque no es fácil. Siempre entablo relaciones desde un aspecto serio, laboral, político, artístico. He crecido profesionalmente rodeada de hombres. Lo que me gustó cuando me dieron el premio de GQ fue que reconocieran que siempre he sido uno de los chicos. Lo que quiero decir es que no todo encuentro entre hombre y mujer tiene que transformarse en algo más. A diferencia de otras personas que conozco, esa tensión sexual no se me da todo el tiempo.

Amalia: Estoy en una etapa tranquila de mi vida. Los hombres no me abordan, tampoco los abordo. Ando bien dedicada a mi trabajo, mis hijos y mis amigas. El hecho de estar siempre activas nos permite encontrar nuevas oportunidades, a tal punto que no queda mucho tiempo para otras cosas.

Cecilia: Y eso es algo que los hombres tal vez no entienden. Las mujeres nos podemos juntar un día y pasarnos hablando hasta el siguiente. Igual me pasa con el trabajo. Me encanta dedicarme a él. Cuando me preguntan si pienso jubilarme, les digo que no, ni hablar.

Susana: Nos gustan los hombres, son maravillosos, una excelente compañía, pero la verdad es que no siempre hay tiempo para ellos.

Amalia: No pierdo las esperanzas. Lo tengo bien claro. Si en el camino encuentro al indicado, ahí voy a estar. El amor aporta muchísimo.

Susana: Vas a tener que buscar en generaciones menores, entonces, porque en la nuestra no hay mucho elemento. O están casados o…

Cecilia: Buscando chibolas.

Susana: Creo que un hombre a partir de los 35 años estaría bien.

Cecilia: Me muero.

Susana: ¿Uno de 35 años te parece viejo?

Cecilia: Ni hablar, no me gustan tan jóvenes. Para nada. Me fascinan los hombres mayores.

Susana: Yo igual, siempre me han gustado los hombres mayores. Puedes estar con un hombre mayor con el que ya no hagas cosas tan sexys.

Cecilia: Como pole dance.

Susana: Claro, pero ese hombre te despierta otras cosas. Es cuestión de conexión más que de edad. La edad es todo un mito. Bueno, tampoco debe ser muy chiquillo ni un viejastro. Hay un rango bastante amplio.

Amalia: Tienes que admirar a tu pareja. Es fundamental para nosotras.

cosas2

El sexo

Cecilia: Mejora con la edad. Se vuelve pleno, aunque parezca mentira. Eres más libre. Además, ya no puedes tener hijos, lo cual te quita un peso de encima. El tema hormonal se puede tratar médicamente, así que no hay mucho inconveniente por ese lado. La sexualidad en la mujer es importante siempre. Quien te diga que no, te está mintiendo.

Susana: A esta edad tienes muchos intereses. El sexo es solo uno de ellos, uno muy importante. La sexualidad es maravillosa en cualquier etapa de la mujer. Pero, como dice el dicho, «Cómo quisiera tener la experiencia que tengo hoy y el cuerpo que tenía a los veinticinco». La experiencia te enriquece en todos los aspectos: el trabajo, la amistad, el amor.

Amalia: Tus días no pueden pasar en vano. El tiempo te ayuda a diferenciar lo bueno, lo malo; lo que gusta, lo que no. Una chica de veinte años, tal vez, no está muy segura de sí misma, no puede dominar las situaciones. Nosotras, sí.