Bellas Artes

Por Lucía Solis / Fotos Augusto Escribens
La joven artista Chiara Rosingana, después de encontrar en la naturaleza de las hojas sus colores ideales, asume el reto del Team Roxy.
BellasArtes1

La casona de la cuadra seis de la avenida Bolognesi, en Barranco, se convirtió en un espacio para talleres después de que, el dueño de la casa, antes de fallecer, le pidiera a su esposa que no venda la casona sino que la brinde a jóvenes artistas para que puedan crear sus propios espacios. Es aquí donde Chiara Rosingana montó su taller hace seis meses. «Este lugar me da independencia. Me provoca trabajar mucho más. Trato de pasar aquí el mayor tiempo posible», dice la artista.

En diciembre del año pasado y como parte de un proyecto a presentar para Corriente Alterna, la escuela donde estudia, Chiara realizó un trabajo de campo que la hizo mezclar la pintura con la naturaleza, dos de sus grandes pasiones. Fue así que, canasta en mano, recorrió durante horas los parques Tradiciones, Reducto, Ramón Castilla y Leoncio Prado y recolectó todo tipo de hojas y plantas. «Era pura observación del proceso de pérdida de color de las plantas, dejar secar las hojas, tantear, e ir sacando las tonalidades», explica Chiara.

«Era pura observación del proceso de pérdida de color de las plantas, dejar secar las hojas, tantear, e ir sacando las tonalidades» explica Chiara.

El nombre del proyecto es ¨Encuentro Natural¨ y nació a partir del interés de la artista por la naturaleza y las áreas verdes de Lima. Se presentó en la galería de Corriente Alterna, donde Chiara expuso las piezas de color plasmadas en micas que colgaban del techo. En el centro del lugar, un libro que ella misma elaboró en donde están las hojas, las mezclas de colores y toda la inspiración que la llevó a realizar este proyecto.

BellasArtes2

Chiara Rosingana, además, es parte del Team Roxy, un equipo de artistas que a través de su trabajo buscan involucrar más a la marca con el arte en sus diversas disciplinas. «Siempre me gustó Roxy porque su estilo es el mismo que yo tengo», dice. Lo que busca la marca es alentar a los jóvenes artistas e involucrarse mucho más. De esa manera, Chiara realizará intervenciones. Probablemente, pintando una tabla de surf o coloreando algún espacio. «Lo que más me gusta es el arte abstracto. Lo que yo hago es simplemente empezar a dibujar y que salga todo de mí. Tal vez apoderarme de algún lugar e intervenirlo», afirma Chiara, quien viene realizando ese tipo de actividades desde hace casi dos años, desde murales en festivales ecológicos en Chaclacayo hasta intervenciones en vivo en el Bussiness Tower Hotel.

Chiara Rosingana divide su tiempo entre pedidos de cuadros, proyectos propios y las decenas de lienzos y adornos en su taller y hoy, como parte del Team Roxy, una oportunidad más de demostrar su talento a través de la marca que mejor la representa.