Autobús en marcha

Por María Alejandra López
La banda que se formó hace diez años con la intención de hacer una fusión de indie rock peruano no se conforma con hacer vibrar la escena local: ahora promete sonar en el continente entero. Su primera parada, una exitosa gira por México. ¿Cuál es la siguiente?
autobus1
Foto de Oliver Lecca
Una noche, allá en 2006, Luis Enrique Piccini, Luciano Leone y Alejandro León juraron en un bar miraflorino que desde aquel momento solo tendrían un propósito que los uniría más allá de sus distintas profesiones: Autobús.

¿Por qué Autobús?
Luis Enrique: Pusimos nuestra primera canción en el Oso Bar, donde conocíamos a los dueños, y en ese momento nos dimos cuenta de que no teníamos nombre –dice el frontman del grupo.
Alejandro: ¡Y luego vimos un póster que decía Autobús!… ¡pero con ‘z’! –recuerda el bajista de la banda–. Al principio me reunía con Luis Enrique para tocar algunos temas míos. No tenían letra ni tampoco había pensado en una.
Luis Enrique: Y yo salía de un grupo que se llamaba La Modafónica…
Alejandro: ¡En realidad salías de rehabilitación!
Luis Enrique: ¡No escribas eso! ¡Es mentira! –aclara entre risas.

La primera canción de Autobús fue [casi] instantánea. Luis Enrique llevó una pista a casa luego de un ensayo y prometió tener la letra para el día siguiente. Así nació Napanga, single del disco homónimo, y con ese mismo tema telonearon a los británicos de The Killers en 2009, ante unas treinta mil personas en el estadio Monumental.

¿Cuán difícil es tocar indie [rock alternativo] en nuestro país?
Luis Enrique: ¡Muchísimo!… No existe apoyo real de una industria desarrollada, y con esto me refiero a la radio. Aquí no suenan bandas contemporáneas.

¿Se puede vivir de la música?
Luis Enrique: ¡Para nada! Es solo el hobby que nos alimenta el alma.
Alejandro: Nuestros trabajos se unifican con la banda… Luciano hace el arte, yo hago la producción, y bueno… Luis Enrique ‘cobra’ –añade con una sonrisa–; es el tesorero.
IMG_7048 (2) RET

El viaje

Su segundo álbum, Máquina destrucción, les dio la ocasión de presentarse en sucesivos conciertos en bares y locales limeños durante los últimos años. Pero para Autobús ese no era el paradero final. La oportunidad de lograr que sus canciones sonaran en otros países estaba ahí, y se hizo real cuando cerraron el año pasado con broche de oro, en una gira por una de las potencias musicales de la región: México.

¿Por qué México?
Alejandro: En México siempre están renovándose y escuchando nuevos grupos. Las oportunidades allá son enormes.
Luis Enrique [pensativo]: Están acostumbrados a escuchar indie, y allá la gente es súper receptiva y distinta al público limeño, que es un poco más parco.

Pero en los conciertos de Autobús siempre se baila. Muchas chicas incluso suben al escenario…
Luis Enrique: A veces me provoca hacer subir a la gente… y en algunos lugares no lo permiten. Por ejemplo, en México solo nos dejaron subir a dos chicas [durante un concierto] porque estaban de cumpleaños.

¿Consiguieron lo que buscaban?
Alejandro: Ha sido una experiencia enriquecedora para la banda. Pensábamos que nos daría tiempo para hacer turismo, pero fue imposible. Salíamos al lobby del hotel a las nueve de la mañana, para atender a la prensa, y regresábamos en la noche.
Luis Enrique: Lo que más queríamos era sembrar una semilla en México y esperar que de acá a unos meses dé sus frutos. Pero no pensamos que somos lo máximo por haber llegado hasta allí; sabemos que el trabajo debe continuar.

¿Qué ha sido lo mejor?
Alejandro: Descubrir ese circuito musical. No sabíamos que existían medios especializados en música y radios por internet. Fue increíble.
Luis Enrique: Claro… tú piensas que en una radio por internet solo trabaja una persona desde su casa, y luego te das con que son oficinas totalmente profesionales. Eso te dice algo: el mercado es enorme.

En México Luis Enrique anunció que este año lanzarían el tercer disco de Autobús. De momento las canciones están listas; solo falta definir cuál será el nombre adecuado para el nuevo álbum. El principal país para presentarlo será México y, después, como asegura la banda, sucederá «lo que venga». Por lo pronto, seguramente más de un festival alrededor del mundo espera conocer las novedades del rock peruano.
IMG_6899 (2) RET