Arte para llevar

Por Gabriela Ramos / Fotos de Oliver Lecca
La Encomienda, una original plataforma compuesta por artistas locales, presentará su trabajo en el Memorial da América Latina de Sao Paulo a partir del 20 de enero. Conversamos con sus integrantes sobre las metas cumplidas y las expectativas del proyecto luego de viajar por la región portando expresiones innovadoras de arte nacional contemporáneo.
DSC_0043 RET
Si nos remitimos a fuentes históricas, el concepto de ‘encomienda’ nos lleva hacia la institución colonial encargada de asignar territorios o individuos a determinadas personas en compensación por sus servicios a la Corona. Pero siglos y luchas después, la encomienda adopta una nueva interpretación gracias a un grupo de artistas peruanos que tomaron las riendas de un proyecto para mostrar lo mejor del arte contemporáneo de nuestro país en el extranjero.

«La Encomienda no es un colectivo, es una plataforma itinerante», aclara Sergio Fernández, director del proyecto. «Todos somos peruanos y, a través de diferentes disciplinas y técnicas, nos comportamos como un abanico de posibilidades. La idea siempre ha sido reflejar una nueva representación del arte en el Perú».

La historia de La Encomienda se inició en 2012 cuando, por la influencia del galerista costarricense Jacobo Karpio, los caminos de cada uno de los participantes confluyeron. Por aquel entonces, el reconocido coleccionista celebró los treinta años de su galería homónima, una de las mejores del planeta, y su hija, la peruana Tulsi Karpio, decidió que sería una buena idea dar algunos toques nacionales a la celebración. Así optó por contactar a algunos artistas que destacaban en el plano local y, luego de algunas coordinaciones, partieron hasta San José Nicola Franchy, Hans Stoll, Jorge Cabieses, Diego Lama, Fabricio Camet, Fernando Otero, Christian Fuchs, Mateo Cabrera y el propio Sergio Fernández.
DSC_0128 RET

La buena vibra y las ventajas de realizar exposiciones en grupo dieron pie a que la presencia de La Encomienda, que en un inicio había sido pensada como una presentación aislada en Costa Rica, se extendiera hacia nuevas exposiciones. «Fue una unión de voluntades y de amigos artistas; un envío de arte», apunta Sergio.

Luego de la química inicial que experimentaron durante su primera presentación, la misma galería Jacobo Karpio decidió representarlos. El colectivo expuso en otros espacios de Costa Rica, viajó al ArtBo de Colombia, a la feria Scope de Miami y finalizó su recorrido en el Art Lima 2013. Y, a mediados de 2014, el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago [MNBA] –uno de los mejores focos artísticos de Chile– lo convocó para que presentara su trabajo en uno de sus ambientes, en la que sería su primera exhibición institucional.

Hoy por hoy, algunos artistas del grupo inicial se han mantenido, y otros, como Macarena Rojas, Fernando Gutiérrez ‘Huanchaco’, José Carlos Orrillo, Felipe Llona o Aisha Asconiga, llegaron poco a poco.

A LA CONQUISTA DE NUEVOS ESCENARIOS

Si bien en un inicio La Encomienda se gestó como un colectivo multidisciplinario, su última exposición en Chile estuvo orientada exclusivamente hacia la fotografía, bajo la curaduría de Ernesto Muñoz. «La curaduría fue la pieza clave», dice Sergio en reconocimiento a la calidad de trabajo de su compañero. «En esa muestra hubo un hilo conductor entre cada una de las obras. La exposición tuvo tres ejes definidos: el histórico, el urbano y el experimental, y Ernesto se dedicó a seleccionar fotografías específicas para construir un diálogo. Como era un espacio importante, merecía una curaduría de ese nivel».

Felipe Llona, otro de los ‘encomenderos’, se muestra totalmente de acuerdo en que la unidad lograda fue el ingrediente que dio el toque especial a la muestra. «Hubo muy buena sinergia entre todos; creo que nuestras obras se complementaban. Tanto Sergio como Ernesto tuvieron el ojo para gestar algo en Lima, y cuando llegamos a Santiago y cada uno presentó las obras que traía, todo encajó».

La exposición despertó tan buenas críticas en Santiago que incluso EL MERCURIO destacó que el trabajo del colectivo peruano marcó una «pauta en la escena artística internacional».
DSC_0070 RET

Ahora, para comenzar el año de la mejor manera, La Encomienda partirá hacia un nuevo destino. Este 20 de enero inaugurará una muestra en el Memorial da América Latina de Sao Paulo, uno de los espacios más representativos para el arte contemporáneo de la región. «La muestra se ideó para que tenga esta itinerancia», señala José Carlos Orrillo, el único artista del grupo que vive fuera de Lima, en Trujillo. «La expectativa está puesta en tener el mismo éxito en cuanto a recepción que tuvimos en Santiago, tanto del público como de la crítica».

Sergio Fernández le da la razón, pero a la vez se muestra enfocado en más proyectos. Lo suyo es la organización y la planificación, y los miembros de su equipo reconocen esta capacidad. Su mente ya planea la presencia de la plataforma en el Art Lima 2015, y en la posibilidad de traspasar el continente y presentar su arte en los escenarios europeos. Al fin y al cabo –revela– también escogió el nombre ‘encomienda’ por su significado en latín: memoria, recuerdo, legado… Eso es precisamente lo que estos jóvenes artistas errantes anhelan dejar en cada uno de sus ‘envíos’.
DSC_0087 RET