Al otro lado del río

Por Gabriela Ramos / Foto de Alonso Molina
Christian Bendayán fue premiado en el Congreso de la República por difundir la cultura amazónica en sus pinturas. Sin embargo, para este artista iquiteño, un reconocimiento a su trabajo no es lo más preponderante. Lo importante para él es dejar de entender a la selva como fuente de recursos, y hacerlo como manifiesto cultural.
Christian Bendayán1

Para Christian Bendayán, la Amazonía es una de las raíces de su vida. La política, por su parte, siempre fue un medio del que buscó mantenerse al margen. Incluso, hace algunos años, el artista rechazó un viaje a Washington para promover su trabajo porque no quería ser vinculado con la clase política de ese entonces. Sin embargo, siempre queda espacio para el reconocimiento. Hace dos semanas, este hijo de la selva recibió –junto con personalidades como el investigador Luis Campos Baca, el chef Pedro Miguel Schiaffino, el escritor Róger Rumrill, entre otros– el Premio Amazonía Sostenible 2015 por parte del Congreso de la República.

«Aproveché la ocasión para hablar de la necesidad de un espacio físico en la Amazonía, un museo que permita mostrar el verdadero valor de nuestra producción artística y cultural al mundo. Hace algunos años, el presidente Ollanta Humala prometió construir este proyecto, pero quedó en el olvido», apunta. No obstante, varias de lasautoridades citadas para esa ceremonia no asistieron al encuentro, así que el pintor no está seguro de cuánto eco obtenga con su pedido.

Mientras tanto sigue impulsando sus ideas a través de proyectos. Por ahora se encuentra en el Festival de Diseño de Costa Rica; prepara lo que en su opinión es su proyecto de curaduría más ambicioso sobre el pintor amazónico César Calvo de Araujo; y está atento a los últimos detalles de ArtLima 2015, feria para la que organiza una muestra de fotografía amazónica. Su arte, como el río que ha influido tantas veces en su obra, no se detiene.