La vida real en primer plano

Leslie Searles

Escribe: María Jesús Zevallos / Foto: Musuk Nolte
La fotógrafa arequipeña Leslie Searles fue seleccionada por el Festival PhotoEspaña para ser parte de una exposición con su serie LA TERCERA FRONTERA, un portafolio sobre los migrantes haitianos refugiados en el límite Perú-Brasil. Searles cuenta la historia de estos hombres y mujeres a través de sus rostros. El primer plano de sus vidas.
leslie1

Fue una comisión del diario para el que trabajaba: ir al pueblo de Iñapari, departamento de Madre de Dios, a cubrir la historia de 250 inmigrantes haitianos que estuvieron atrapados allí durante cuatro meses, mientras intentaban cruzar la frontera y refugiarse en Brasil. El trabajo era simple: llegar, fotografiar las multitudes, el lugar de los hechos. Esa sería la foto para el diario, una que entregara la versión general que cualquier reportero gráfico capturaría al cubrir un acontecimiento como este. Y eso hizo. Pero, Leslie Searles logró algo diferente. «Cuando ves temas de migraciones o refugiados, te piden fotos de las masas, las cifras, los grupos», explica la fotógrafa peruana, desde su estudio en Miraflores. «Pero a mí me interesó más reflejar el estado del grupo a través de un individuo. Busco encuentros más íntimos». Searles, entonces, cambió los planos abiertos por las historias personales de los inmigrantes instalados en esta frontera. Sin darse cuenta, había convertido aquella comisión en un proyecto personal. No es la primera vez que ocurre. Muchas veces Searles se ha asustado al ver que el resultado final de un portafolio fue una serie de retratos cuando el trabajo pudo haberle pedido algo distinto.

Uncertain Hopes

Ahora entiende que esta visión de los temas que cubre son parte de su mirada como artista. «Es algo intuitivo. Cuando trabajo fotos, siempre termino un poco descontextualizando el lugar y voy directo a la persona». Searles –35 años, rostro pálido, ojos azules, vestida enteramente de negro– cuenta las historias de estos hombres con una empatía que emana de su voz grave y dócil. Como la de Ulises Dilvet, uno de los personajes de su serie LA TERCERA FRONTERA. Dilvet, de 37 años, dejó a sus dos hijos en Haití y migró pensando en llevarse a su familia en un futuro. Trabajó en República Dominicana por siete años antes de llegar a Madre de Dios, donde vivió su tragedia. Esta historia, junto a las de otros inmigrantes que conoció durante sus tres viajes a Iñapari, es lo que Searles exhibió en PhotoEspaña, uno de los festivales de fotografía más importantes del mundo. Este portafolio fue elegido como parte de la exposición (RE)PRESENTACIONES-FOTOGRAFÍA LATINOAMERICANA CONTEMPORÁNEA, junto a otros trece trabajos de fotógrafos latinoamericanos que fueron presentados a principios de julio en el país europeo. Leslie Searles fue la única peruana.

leslie3

El retrato no fue siempre el eje de su trabajo. Antes de entrar a trabajar en prensa, hace cuatro años, Searles fotografiaba paisajes. Estudió Ciencias de la Comunicación en Lima, especializándose en Cine, y tras una estadía prolongada en Inglaterra, regresó a Perú fascinada por la fotografía en blanco y negro. Pero cuando comenzó a trabajar en el diario más importante del país, su visión cambió. «Tiene que ver con el contacto humano», explica. Para Searles, es como entrar en un diálogo con el protagonista de su fotografía; un vínculo que hace que siga explorando a la persona que tiene en frente.

leslie4

Para la arequipeña, la fotografía paisajista llama a la introspección, le habla de una forma distinta. El retrato, en cambio, la hace entregarse a la historia de alguien más, olvidarse de ella misma. Tener la persona ahí en frente, mirándote, dice Searles, crea una conciencia acerca del otro.Eso se muestra en la proyección de LA TERCERA FRONTERA, que se presentará en los próximos meses en Brasil y Venezuela. Mientras eso pasa, Leslie Searles seguirá intentando, a través del lente, conocer al ser humano y a su mundo. Aquel donde habitan sus historias.