Praga

Bohemia ciudad de los cuentos de hadas.

Casas con techos de madera, callecitas de suelos adoquinados, el río Moldava pasando por el medio. En noviembre de 1989, al adquirir República Checa su independencia de la URSS, Praga se abrió al mundo y se convirtió en una ciudad cosmopolita. Estudiantes extranjeros, turistas, recién casados y aficionados al hockey sobre hielo visitan una de las ciudades más bellas de Europa, en noviembre, su mejor temporada antes del invierno. Praga tiene distintos matices y lugares por descubrir. Repasemos algunos.

UN RINCÓN SECRETO. El Moldava, además de ser el río más largo de la República Checa (430 kilómetros), es un sitio predilecto para observar toda la ciudad. Diversos barcos ofrecen un paseo diurno y nocturno que permite conocer Praga desde el agua. El viaje con cena y música en vivo dura tres horas y cuesta 30 euros. El otro, de una hora y con comentarios en español, cuesta 9 euros.

Una exposición. La avenida Wenceslao es el bulevar más grande del centro de Praga. Mide 628 metros de largo y es un importante centro cultural y comercial. En lo alto de su plaza se encuentra el Museo Nacional de Praga. Actualmente, se pueden ver diversas exposiciones: Maquinas Musicales Mágicas o Deportistas en tierra Checas (ambas van hasta enero de 2013) . Entrada base: 4 euros. www.nm.cz

Una copa. The Pub es un bar que tiene locales en Alemania, Austria y República Checa. Cada mesa tiene su propio dispensador de cerveza. Cada consumidor se sirve a sí mismo y paga al final. En una pantalla, se puede ver cuántos litros se van consumiendo en cada mesa. Se trata de una competencia con todos los otros pubs de Europa. El récord individual son 29 jarras; en grupo, 714. www.thepub.cz

Un partido. El Hockey sobre hielo es el deporte nacional checo. Les gusta más que el fútbol, incluso. La liga nacional de este deporte se encuentra en plena actividad en Noviembre. En el Sazka Arena, el coliseo polideportivo de Praga, hay partidos todas las semanas (martes, viernes, sábados y domingos). Las entradas van desde 6 euros.

Cómprate
En el centro de la ciudad, área conocida como Pueblo Viejo (Old Town), se pueden comprar las tradicionales marionetas checas. De madera, con una altura que va de treinta a sesenta centímetros, hay modelos de esqueletos hasta Don Quijote. Marionety (www.marionety.com) es una tienda especializada en este arte manual, el lugar por excelencia para llevarse una marioneta de suvenir.

El segundo rincón secreto. El castillo gótico más grande del mundo está en Praga. Dentro de la fortaleza hay varias callejuelas. En una de ellas –el callejón del oro y la alquimia– vivió por muchos años Franz Kafka, el eximio autor checo de La Metamorfosis. Desde el Castillo de Praga se puede ver toda la ciudad, pues es una de las zonas más elevadas.