Hablando en silencio

Por Javier Wong
Con KINÉSICA, primera exposición de Daniela Carvalho en tierras peruanas, la artista busca entenderse a sí misma explorando la naturaleza del lenguaje no verbal.
arte1

La observación, en el caso de un artista, pasa por distintos filtros y factores. La escena que retrata parte de un valor real y representable, algo que llamó su atención. En el caso de los naturalistas era retratar paisajes: bosques, playas, cielos; todo lo proveniente de la naturaleza. Los expresionistas buscan representar lo que ven de una manera subjetiva, dan más cabida a sus sentimientos que a una descripción desapasionada. En el caso de Daniela, ella busca realismo; que sus dibujos sean ‘fotografías congeladas de un momento’. Así, según la artista, se puede analizar con mayor detenimiento lo que llamó su atención: los gestos, y cómo estos pueden decir mucho de una persona.

Un día Daniela comenzó a tomar fotos a personas que la rodeaban. Se fijaba en expresiones corporales: brazos, manos, miradas; expresiones faciales. Empezó a retratar esto en carboncillo, lo que le permitió alcanzar el nivel de detalle y la precisión que buscaba. «Yo no busco retratar la emoción en sí misma. Intento retratar un gesto, algo cotidiano, que puede o no darte esa emoción», comenta. Un saludo, una mirada, un cruce de dedos; asuntos que pueden significar mucho más de lo que aparentan. «El cuerpo humano es algo simple, muy natural; solo hay que aprender a mirarlo», dice Daniela, quien lleva siete años exponiendo en Barcelona y ha colaborado con algunas marcas de ropa, como Obey y Element.

arte2

Este retrato a lo imperceptible ha funcionado para que Daniela transmita algo ‘sin rellenos’. La artista, que admira a fotógrafos como Joan Fontcuberta o Vivian Maier, cree que su producto final guarda un carácter neutral. La interpretación es simple y directa para que el espectador pueda observar rápidamente el tópico de la muestra. Piensa, además, que el producto final ha calado en su propia manera de ver el mundo. «Es una forma de entenderme a mí misma», dice. Cuando ve los gestos de otros y los dibuja comprende más acerca de lo que ella siente. Al igual que un actor debe conocerse mucho antes de interpretar un papel, un artista se comprende más cuando libera ciertas inquietudes. Es una catarsis, que en el caso de Daniela posee tintes corporales y ocultos.

KINÉSICA estará hasta el 9 de marzo en Dédalo Arte y Artesanía: Paseo Sáenz Peña 295, Barranco. De lunes a sábado de 10am a 8pm.