El empresario del año

Carlos Rodríguez-Pastor

Escribe: Joaquín Salas
Pocos conocen al mejor empresario del año según IPAE Acción Empresarial, cuyo reconocimiento público se hará durante Cade Ejecutivos 2013, a fines de noviembre, en Paracas. Estos son solo algunos pasajes en la biografía de uno de los ejecutivos más importantes del Perú, pero a la vez uno de los más desconocidos.
Key Speakers At The World Economic Forum on Latin America

En 1997 Carlos Rodríguez-Pastor Persivale [CRP] eligió una cita de Thomas Brown, un prominente banquero de Donaldson, Lufkin & Jenrette, en Nueva York, para empezar la memoria institucional del Banco Interbank: «Las instituciones financieras que realmente se distinguen de las demás no solo deben ser expertas en habilidades tradicionales, como la administración del capital, los costos y riesgos, sino también deben demostrar excelencia en el mercado basado en la información, en la administración de recursos humanos. Pero, sobre todo, en saber modificar radicalmente su red de distribución». Era una frase que Brown pronunció al final de una gira que organizó para CRP con los representantes de Commerce Bank y Wells Fargo, cuyas oficinas se parecían más a centros comerciales que a sucursales bancarias.

El secreto de estas dos entidades –comprendió CRP en aquel viaje a Nueva York– era que imitaron casos de éxito en industrias ajenas a las finanzas, como Starbucks, Southwest Airlines, Ritz Carlton, McDonald’s y Disneyworld. «Eso mismo quiero hacer en el Perú», le comentó a uno de sus gerentes que lo acompañó en aquella oportunidad. Pese a que solo tenía 35 años el día que tomó la posta que dejó su padre, CRP empezó una pequeña revolución en el Banco Interbank. Hoy, después de dieciocho años, quizá todavía no haya podido hacer del Interbank el primer banco. Pero, en compensación, transformó una operación financiera en el grupo económico más importante del Perú, por encima de otros con más de un siglo en el país. El 2012 la revista G de Gestión hizo una encuesta a los ejecutivos top del Perú para determinar a quién consideraban el mejor CEO del mundo y del Perú. Según los resultados, Steve Jobs era sin dudas el mejor del planeta. En el Perú, su equivalente local, era CRP.

En el 2011, CRP fue portada de la revista Bloomberg Markets, que lo nombró el millonario oculto más importante del mundo. Entonces la publicación calculó sus activos en más de 3.600 millones de dólares, cifra que lo ubicó como en el magnate Nº 395 de la lista The World’s Billionaires de Forbes. Era la tercera entrevista para un medio internacional que daba, después de Latinfinance [1998] y Time [2009]. Para un hombre como CRP, tres entrevistas en casi dos décadas era bastante. No le gustan las fotos ni los periodistas. En el Perú, desde 1995, solo ha dado una declaración para El Comercio en toda su carrera de banquero. Se ha reunido dos o tres veces con algún director de un diario o una revista, pero solo para preguntarles por qué tanto interés en su persona. Pero todo empezó a ser diferente desde abril del 2013, durante el World Economic Forum [WEF], donde tuvo que ofrecer una breve conferencia en su calidad de organizador del evento. CRP, como amigo de Klaus Schwab, creador del WEF, viajó hasta Suiza con el presidente Ollanta Humala para solicitar que el evento regional en América Latina se dejara de organizar en México, Panamá o Brasil para que se realizara por primera vez en el Perú. Schwab, con el aval de CRP, aceptó. Ahora Ricardo Briceño, presidente de Cade Ejecutivos 2013, logró convencerlo para ser uno de los tres ponentes principales en Paracas, este 28 de noviembre, al lado de otros dos pesos pesado del sector privado, a los que tampoco les gusta hablar en público: Ángel Añaños [Grupo Aje] y Eduardo Hochschild [Hochschild Mining]. Ese día, el anonimato que tanto le gustó proteger estos últimos dieciocho años llegue a su fin.

Parece haber comprendido que llegó el momento en el que su operación ha crecido tanto, que ya es casi imposible controlar la información que se publica sobre él. Hace pocas semanas, el conocido periódico británico Daily Mail hizo pública su última adquisición en Manhattan, un penthouse valorizado en más de 20 millones de dólares, que le compró al magnate de los juguetes Charles Lazarus. Se trata de una propiedad de dos pisos en el Upper East Side en uno de los edificios más exclusivos de la Quinta Avenida, donde viven herederos de grandes fortunas, como Edgar Brofman y Erving Wolf. Según el Daily Mail, se parece a otra propiedad que CRP tuvo en esa misma zona, pero que dejó porque lo molestaba que sus vecinos caminaran en su techo.

El líder silencioso

Según algunos de los gerentes generales de sus compañías, entre las que destacan Interbank, Plaza Vea, Real Plaza, Cineplanet, Casa Andina, Peruplast, Innova Schools, Idat, Urbi, Oechsle, InkaFarma, Bembos, entre otras, una característica clave que hace de CRP ser reconocido el empresario del año, no solo es la velocidad con la que crecen las sucursales de sus firmas, a un ritmo de dos o tres cada año, sino la independencia que otorga a cada uno de sus vicepresidentes o sus gerentes generales. «Te deja hacer», señaló Carlos Bragagnini, gerente general de Peruplast, en una entrevista. «Me nombró gerente general en un almuerzo que duró una hora. Fue una reunión bastante distendida, en la que no se habló mucho de cifras o detalles de la empresa. Carlos ya sabía todo de la empresa. Solo me pidió que me encargara de imaginar cómo quisiera que fuera la empresa en los próximos años». En el caso de Pablo Zimmermann, gerente general de Oechsle, tras haber inaugurado el primer local en Huancayo, CRP se le acercó para decirle: «si se vende un millón o dos millones en el primer año será un tema anecdótico en el largo plazo. Preocúpate por reclutar a un equipo que te permita competir en las grandes ligas».

Para algunos este es precisamente uno de los motivos por los que CRP no da entrevistas: su continuo ejercicio de liderazgo implica sentarse detrás de bambalinas a esperar que cada uno de sus ejecutivos responda por las decisiones que toman. «Aquí no existe ningún superjefe. Porque parte del éxito de nosotros está en que los gerentes hacen el trabajo de campo; eso les permite conocer más de cerca los negocios, saber lo que está queriendo el cliente. Los administradores de escritorio no funcionan aquí, porque no encajan en nuestro modelo de crecimiento. Hay gente que culturalmente no se adapta, y no es que sean malos profesionales. Existen personas que creen que porque llegaron a ser jefes ya no van a volver a hacer el trabajo “feo”, pero acá en Interbank justamente ese trabajo nos permite innovar», concluye Susana Llosa, gerente de desarrollo humano en el Banco Interbank. A pesar de que la mayoría de ejecutivos consultados afirman que los resultados que han alcanzado las empresas del grupo se deben al trabajo en equipo, todos concluyen que sin el liderazgo de CRP no podrían haberse convertido en el grupo más dinámico del Perú.

Desde el 2012, CRP le dejó la posta a Luis Felipe Castellanos en el holding Intercorp. Castellanos se desempeñó como vicepresidente de banca minorista [retail]. Paradójicamente a Castellanos, como a CRP, tampoco le gustan las entrevistas. s