Ciudad del Cabo

Adrenalina, historia y placer en una parte nada salvaje de África

En Camps Bay, en las afueras de Ciudad del Cabo, más de treinta playas pobladas de hoteles cinco estrellas ofrecen al visitante sol y arena blanca [si desea relajarse] o la oportunidad de bucear entre tiburones [si quiere aventura]. Además, historias conmovedoras sobre el apartheid y comida gourmet de todo el mundo completan una oferta de diversión como pocas.

Cinco sentidos

TACTO. Ciudad del Cabo es arena blanca, agua templada y un sol de 25ºC en cualquiera de las 30 playas que conforman Camps Bay. Con US$ 170 puedes sumergirte dentro de una jaula en aguas infestadas de tiburones.

GUSTO. Siete platos fusión en el restaurante Myoga. Por US$ 30 [US$ 54 si incluye vino], puedes probar el cebiche de trucha ahumada, cordero con piña y curri o bife teriyaki trufado. Para cenar en la playa, el Zenzero ofrece pastas, carnes y mariscos. Ningún plato supera los US$ 20.

OÍDO. La oscura historia del apartheid no ha sido olvidada. Puede escucharla en un tour por la isla Robben, que fue usada como prisión desde el siglo XVII y como hospital hasta 1931. Esta fue la isla en la que Nelson Mandela pasó 27 años encarcelado. Por US$ 27 [US$ 14 para menores de edad] puedes oír la historia completa, visitar la prisión/museo e incluso conversar con un ex prisionero político.

OLFATO. Desde hace cien años, el mercado de flores en la calle Adderley es el principal proveedor de rosas, margaritas, crisantemos, azucenas y lirios frescos
en ese país. Visita obligatoria.

VISTA. Por US$ 60 [US$ 30 para menores de edad] el teleférico permite admirar el paisaje de la ciudad y las playas desde la Montaña Table. Puedes llegar a la cima de la montaña en una caminata de 5 días y 75 Kilómetros por el Table Mountain National Park.