Galería para rebeldes

Por Allison Valladolid / Foto: Santiago Barco
Los filósofos Nicolás Tarnawiecki y Alejandro León Cannock quieren mostrarte el otro lado del arte. Pronto abrirán La Polaca, una galería que invita a los artistas a salirse de sus formatos convencionales para explorar nuevas ideas. Fotógrafos que dejan sus cámaras para coger lápices y pintores que cambian lienzos por cartón. También será un espacio para el arte emergente.
lapolaca

Desde hace un par de meses corre el rumor de que una polaca se ha mudado a las calles de Barranco, pero no se trata de una señorita. A mediados del año pasado, Nicolás Tarnawiecki y Alejandro León Cannock, dos filósofos que se hicieron amigos en la universidad y que años después se convirtieron en roommates, tomaron la sala de la casa que comparten para convertirla en una galería de arte experimental. Hoy están a punto de abrirla y dicen que será una especie de laboratorio donde los artistas se apartarán de sus propios cánones y probarán nuevas técnicas. La Polaca llegará a Lima como un viento fresco, pues también será un espacio para jóvenes artistas con propuestas innovadoras que no tengan donde mostrarse.

En el ámbito musical, el término B-side se utiliza para describir el material inédito del artista. En algunos casos, estos sencillos de poca promoción logran convertirse en algo tan valioso y especial como el lado A, destinado a ser más comercial y obtener récords en venta. Si las ferias de arte y las galerías que tienen dentro de su portafolio a artistas de renombre son una suerte de lado A de la escena del arte local, Nicolás y Alejandro quieren que La Polaca sea el espacio para el lado B. «Son los artistas que se arriesgan a explorar distintos aspectos de su trabajo», dice Alejandro, mientras muestra en la pantalla de su laptop algunos de los portafolios de los artistas que inaugurarán la primera muestra.

La Polaca fue concebida en un sillón. Nicolás y Alejandro solían reunirse todos los días para tomar unas cervezas luego de llegar del trabajo. En esas pláticas surgió la idea de una galería. En ese entonces no tenían el presupuesto suficiente hasta que Alejandro, profesor de Filosofía de la PUCP y director del área de fotografía en Katapulta, una agencia de marketing digital, tuvo un golpe de suerte. Gracias a una exhibición de sus fotografías, un empresario se interesó en comprar una de sus imágenes. Pero el comprador, que era dueño de una tienda de iluminación, pagó una parte con sus productos. «En ese momento quise desistir de la oferta, pero luego recordé que necesitaríamos luces para la galería», dice Nicolás, mientras apunta con el dedo hacia el techo donde están colgadas las lámparas que consiguió. La Polaca estaba en marcha.

Corren los últimos días de enero y todo va quedando listo para el primer montaje de la galería. Las paredes están pintadas de blanco y algunas obras recostadas sobre las paredes esperan que las cuelguen. Hay lienzos en formatos medianos y fotografías enmarcadas que dan la espalda. El 12 de febrero, La Polaca, ubicada en la cuadra seis de la calle San Martín, abrirá sus puertas para presentar la muestra NOT MY CIRCUS, NOT MY MONKEYS. Nueve artistas invitados, entre ellos Miguel Alfaro, Kenny Ayon y Wylly Berckemeyer Zumaeta, presentarán piezas intervenidas y obras realizadas en materiales no convencionales. «La mayoría de los artistas se despegarán de su estilo. Es decir presentarán obras que no están acostumbrados a hacer», dice Alejandro. Los fotógrafos dejarán sus cámaras para coger lápices, y los pintores cambiarán sus lienzos por cartón. Aquí habrá espacio para todo, menos para lo predecible.

Los expositores de La Polaca comparten el gusto por generar espacios experimentales. Por ejemplo, Kenny Ayon fundó Underground International Gallery, su taller particular que también se convierte en un espacio de exhibición. Hemilio Vargas y su plataforma Master Piss se encargan de exhibir obras de artistas internacionales y extranjeros. Allí también realizan conversatorios con artistas invitados. Y Wylly Berckemeyer Zumaeta está a la cabeza de Apuff Lima, una feria de arte experimental. Nicolás y Alejandro creen que el mundo del arte está creciendo cada vez más rápido en los últimos años. Por eso el calendario de actividades de La Polaca estará ligado al calendario oficial del circuito del arte. «Haremos, en paralelo a las grandes ferias y bienales que vienen en camino, pequeñas exhibiciones y actividades», finaliza Alejandro, convencido de que los artistas de ese lado B también tendrán la oportunidad de que los vean.