Si la televisión hablara

Por María Alejandra López / Ilustración de Cinthia Vallejos
La marcha en contra de la televisión basura ha logrado, hasta el momento, convocar a más de cincuenta mil personas a través de internet. El próximo 27 de febrero la crítica por una reforma en la producción nacional se hará visible. La periodista Patricia Salinas y el escritor Hernán Migoya exponen sus posturas en este debate y plantean cuál debería ser la programación ideal.
ABRIDORA TV
La vida de Truman Burbank se exhibió en un programa de televisión antes de que él tuviera conocimiento de ello: 1.7 billones de personas vieron cuando nació, y 220 países sintonizaron sus primeros pasos. THE TRUMAN SHOW [1998], la película protagonizada por Jim Carrey [y que casi anunciaba el futuro de la TV peruana], expone el significado de un reality show en su máxima expresión: la vida de una persona difundida durante todo el día.

En la historia de la película, el éxito del Show de Truman no se debió solo a la innovación del formato televisivo, sino también al rating del programa. Sin embargo, y en una minúscula proporción, se organizaban protestas en contra de la transmisión que abogaban por la dignidad del protagonista. Como ahora se hace en Lima.

¿Qué engloba realmente la denominada «telebasura»? ¿Son solo reality shows que exponen la vida privada de los protagonistas? Existe mucha desinformación en torno a este término que la RAE define como un «conjunto de programas televisivos de muy baja calidad». De la misma forma, existe mucha desinformación en torno al propósito real de la próxima marcha en Lima.

HABLA LA LEY
_MG_3321 ret
«Nadie quiere sacar programas del aire. La base de la marcha es que se cumpla el horario de protección al menor», declara la periodista Patricia Salinas, desde el programa de Radio Nacional A mi manera, el mismo donde entrevistó hace unos días a Omar Chacón [representante del colectivo que lidera la marcha], y a Max Obregón, decano del Colegio de Periodistas. «La gente dice ‘si no te gusta, cambia de canal’ y no es así. No todos tienen acceso a la televisión por cable. Además, hay una ley de radio y televisión que se tiene que cumplir».

A inicios del año, la periodista fue homenajeada por su destacada labor ética en el periodismo especializado de espectáculos. «Mi lucha diaria en el programa es esa», confiesa Salinas. «Aquí no viene el staff de Esto es Guerra o Susy Díaz. Aquí viene mucho talento que no tiene espacio, que jamás ha pisado un set de televisión o ha tenido una entrevista. ¡Y me agradecen como si yo hiciera algo! Ellos son los del talento».

«Aquí no viene el staff de Esto es Guerra o Susy Díaz. Aquí viene mucho talento que no tiene espacio», dice la periodista Patricia Salinas.

En la columna semanal que Salinas escribe en una revista local, expuso lo ocurrido hace poco en Chile. El año pasado, entró en vigencia la nueva normativa sobre programación cultural para canales de televisión [abierta y operadores de cable]: transmitir un mínimo de cuatro horas de programas culturales a la semana, y en horarios de alta audiencia. «La gente dice que la televisión es para entretener, pero también debería educar. Eso está pasando en otros países», destaca Salinas. «Sí se puede».
Salinas

NO CAMBIE DE CANAL
_MG_3254 ret
«A la telebasura se le acusa de varias cosas y finalmente refleja la cultura de un país», dice el escritor español Hernán Migoya. Para él, la sociedad [principalmente los que fomentan la marcha] está enfocada en establecer qué es cultura y qué no lo es. «La calidad de los programas la decide el público, lo que sí debería denunciarse es la corrupción televisiva», enfatiza.

En el 2003, Migoya fue víctima de protestas de censura en torno a su libro Todas putas, cuya edición sufrió dificultades editoriales y enfrentó solicitudes para retirarlo de las librerías. El autor relaciona el afán «dictatorial» con el que criticaron su libro al que se aplica a la televisión peruana. «¡Se quejan de la televisión cuando los videojuegos tienen más violencia!».

«¡Se quejan de la televisión [nacional] cuando los videojuegos tienen más violencia!», opina el escritor Hernán Migoya.

Para Migoya no todo está bien. Los horarios se deben respetar, siempre y cuando, esta voluntad reformista no trasgreda fanatismos. «No todo nace en un altar. El escapismo y el entretenimiento es eso, la televisión». Y aunque el autor sostiene que asistirá a la marcha porque la voluntad de la gente debe celebrarse, en el fondo, considera que todos los que critican la ‘telebasura’ en el Perú, en realidad, jamás la ven, «¡están descargándose Breaking bad!».

A finales de la década de los veinte, el ingeniero escocés John Logie Baird, efectúo la primera transmisión de televisión mediante un complejo sistema de barrido de imagen. El hombre que tardó casi diez años para conseguir su propósito [la primera grabación fue el rostro de un maniquí] jamás hubiera imaginado que el debate actual no sería en torno al medio que creó, sino al mensaje que este quiere dar. ¿Entretener o educar?.
Migoya